| 3/29/2011 10:40:00 AM

S&P rebaja en dos niveles la deuda griega, hasta el rango de bono basura

La agencia Standard & Poor's (S&P) redujo la calificación crediticia de Grecia en dos escalones, hasta el rango de bono basura (BB-) con perspectiva negativa, ante el riesgo de una futura reestructuración de su deuda.

S&P, una de las tres grandes agencias de calificación, argumenta su decisión en el hecho de que el nuevo fondo de rescate permanente acordado por la Unión Europea la semana pasada pueda suponer un riesgo para los inversores en deuda estatal del Estado heleno.

La cumbre de la UE confirmó "las expectativas de que la reestructuración de la deuda soberana es una posible precondición para los préstamos del Mecanismo Europeo de Estabilidad (ESM), y que la deuda gubernamental sin garantías estaría subordinada a los préstamos del ESM", explica S&P.

"Ambos elementos, desde nuestro punto de vista, son contrarios a los (intereses de) acreedores comerciales", agrega.

Los analistas de S&P indican que esto, unido "a la gran deuda pública de Grecia y a las altas necesidades de endeudamiento, socava los planes de Grecia para retomar préstamos comerciales a mediados de 2013 y aumenta la probabilidad de reestructuración de la deuda".

La agencia considera que en Grecia, una vez que acabe el programa trienal de apoyo del Fondo Monetario Internacional (FMI) y la eurozona en 2013, "se incrementará la posibilidad de una reestructuración de la deuda".

Grecia obtuvo en mayo de 2010 un préstamo trienal de 110.000 millones de euros por parte de sus socios en la zona del euro y del FMI, con el objetivo de evitar la bancarrota de la economía helena.

Desde entonces, y bajo la vigilancia del FMI, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo, el Gobierno del primer ministro, el socialista Yorgos Papandréu, ha adoptado y aplicado severas medidas de austeridad.

 

EFE

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?