| 8/27/2015 5:00:00 AM

El espejismo de la bonanza económica en Latinoamérica se derrumbó

La región “debe fortalecer su mercado interno” y “diversificar las exportaciones de la mano de la innovación”, sostuvo en una entrevista concedida a Dinero el exviceministro de Hacienda de Perú, Kurt Burneo.

El mapa económico mundial cambió radicalmente en los últimos dos años debido a la caída de los precios de las materias primas, la recuperación del mercado estadounidense y el tropiezo de la poderosa “muralla” China. 

“Los vientos que impulsaban la economía de América Latina ya no existen”, explicó el experto peruano, al hablar acerca de la abismal caída de los precios del petróleo, que pasó de US$100 a rondar los US$40 por barril.

Perú, por ejemplo, vivió el “boom” de los precios de los commodities entre 2003 y 2013. En ese período, según Burneo, el valor del oro se multiplicó por 3,8 veces, el del cobre por 4 y la plata por 4,3.

El economista señaló que otro de los factores favorables para la región fue “la tasa de interés en Estados Unidos, que se situó casi en cero”. Esta situación provocó un flujo de entrada de capitales que “permitía financiar proyectos de inversión a costos crediticios bastante bajos”.

Ahora, “Estados Unidos empieza a recuperar solvencia macroeconómica, a reducir los programas de compras de bonos del tesoro americano y las probabilidades de incremento de la tasa de interés empiezan a ser mayores”, apuntó.

El espejismo de la bonanza económica en Latinoamérica se derrumbó, afectando el crecimiento económico y la estabilidad política de los titanes de la región como Chile y Brasil.

La desaceleración de la economía peruana es notoria, en el año 2013 el país crecía en 5,8%, en 2014 2,4% y este año alcanzaremos el 2,6% en el mejor de los casos”, apuntó el político de 54 años.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) advierte que la inversión directa hacia la región cayó 16% el año pasado. Además pronostica que la economía de esta parte del mundo crecerá tan solo 0,5% en 2015.

China, uno de los más importantes socios comerciales de Latinoamérica, también frenó su prolongado crecimiento económico. En época de bonanza ese índice alcanzó el 10% y ahora, que llegan las vacas flacas, solo logra el 7%.

El futuro apunta al Pacífico 

Kurt Burneo sostuvo que los países latinoamericanos tienen que fortalecer la integración regional, por ello aplaudió los esfuerzos que se realizan para sacar adelante proyectos como la Alianza del Pacífico, un bloque comercial compuesto por México, Perú, Chile y Colombia.

La Alianza representa el 38% del Producto Interno Bruto (PIB) en América Latina y el Caribe, además concentra el 50% del comercio total y atrae el 45% de la inversión extranjera directa.

Los cuatro países, con una población de 214,1 millones de personas en total, tienen un PIB per cápita de US$16,500 y se han consolidado en conjunto como la octava potencia exportadora del mundo.

A pesar de los indicadores positivos, Burneo consideró que es necesario aprovechar de una mejor manera el potencial que tiene esta alianza comercial, ya que hay que convertir ese universo de oportunidades  en “realidades”.

Valor agregado y el conocimiento como pilares del crecimiento

Finalmente, recomendó que los Gobiernos le den prioridad a las inversiones en ciencia, tecnología e innovación, pues el futuro está en aquellos productos que tengan valor agregado y se elaboren a partir del conocimiento.

En ese sentido, se mostró preocupado por países como Colombia o Perú, que únicamente invierten el 0,17% y el 0,15% de su PIB en investigación y desarrollo, respectivamente.

Una cifra que contrasta con los generosos recursos que destinan otras naciones del mundo como Brasil (1,21%), Alemania (2,92%), Dinamarca (2,98), Suecia (3,41), Japón (3,39%) o Israel (3,93).

Sobre este tema también opinó el reconocido periodista y escritor argentino Andrés Oppenheimer, quien considera que muchos de los jóvenes quieren ser futbolistas, actores de cine y cantantes, pero muy pocos tienen la ilusión de convertirse en científicos.

 “Solo el 16% de los estudiantes universitarios en América Latina siguen carreras de ingeniería, tecnología o ciencias, en algunos países ese porcentaje es casi tragicómico”, señaló el columnista en un entrevista con este medio. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?