| 1/8/2017 12:01:00 AM

Con una revolución en el transporte, China pretende mitigar su huella ambiental

En un compromiso por tratar de revertir el daño ambiental, China ratifica su interés y liderazgo en el desarrollo, utilización y supervisión de vehículos de bajas emisiones. El Gobierno de dicho país demostró su interés en que a nivel mundial exista una adaptación a la movilidad baja en carbono.

En un contexto en que las naciones de todo el mundo luchan para detener el aumento de la temperatura de la Tierra, disminuir las emisiones de carbono y, en general, de mitigar la huella ambiental, China es uno de los protagonistas por sus diversas complicaciones en esta materia.

Por estas razones, "el gigante asiático está convirtiendo en una prioridad la transición al transporte bajo en carbono". Así lo señaló el investigador asociado de  la Universidad de Lancaster, Dennis Zuev en una publicación del Foro Económico Mundial (WEF).

Según Zuev, como parte del esfuerzo para desarrollar vehículos de bajas emisiones, los fabricantes nacionales de automóviles eléctricos han disfrutado de un importante apoyo por parte del gobierno chino.

Los vehículos eléctricos de baja velocidad (LSEVs, por sus siglas en inglés), alcanzan una velocidad máxima de 60 kilómetros por hora y la mayoría de los modelos son compactos. Según el WEF, uno de sus mayores atractivos es la eficiencia de los costos, teniendo en cuenta que tienen un precio promedio de 4.000 libras.

Lea también: ¿Por qué se necesitan más viviendas sostenibles en el futuro?

Además, todos los propietarios de vehículos en China deben tener una placa o matrícula (independientemente de la marca o el tamaño de su vehículo). Zuev destaca que hasta hace poco, la mayoría de LSEVs ni siquiera tenían una placa y hasta octubre del año anterior, no había reglas que rigieran la fabricación o el uso de los LSEV de cualquier tipo.

Ahora, el gobierno ha anunciado su intención de supervisar el sector y estos vehículos están llamados a desempeñar un papel importante en la rápida urbanización de China.

En China se prevé una migración de 100 millones de personas a las ciudades de aquí al 2020, “así que el transporte asequible y ambientalmente responsable es imprescindible”, señala el WEF.

Pero los LSEV no son la única opción de transporte urbano eléctrico en China, Zuev afirma que también existen alrededor de 300 scooters eléctricos de diferentes formas y marcas. De hecho, “los eléctricos de dos ruedas son actualmente los vehículos de combustible alternativo más populares de la historia de la motorización en China”.

China lidera en el mundo

El país asiático cuenta actualmente con el mayor número de LSEVs de propiedad privada que cualquier país del mundo, así como el mayor número de LSEVs utilizados para el transporte compartido, “y el gobierno chino está dispuesto a aprovechar este éxito”, puntualiza el WEF.

Asimismo, existe un creciente interés mundial por los LSEV más pequeños, incluyendo los vehículos eléctricos plegables en las ciudades europeas y hasta por la impresión 3D para este tipo de vehículos en países como Japón. No obstante, muchos países alrededor del mundo han estado reacios a adoptarlos a gran escala

Mediante el control de este sector en auge, el gobierno Chino ha mostrado una disposición por elevar los estándares de calidad de dichos vehículos. Según afirma Zuev, esto no solo beneficiará a los consumidores y a consolidar las ventas internas, sino también ayudará a los fabricantes para llegar a nuevos mercados en las ciudades europeas.

Finalmente, el Foro Económico plantea que la decisión del Gobierno chino para supervisar la producción de LSEVs muestra que China está buscando de forma radical dirigir el desarrollo de la movilidad baja en carbono, no solo en su país sino en a nivel internacional.

Lea también: Transporte sostenible reduciría riegos ambientales y sociales: Cepal

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 530

PORTADA

Empresarios se enfrentan a la incertidumbre del proceso de paz

Aunque el Gobierno ha desestimado los riesgos, los empresarios han manifestado inquietudes en la implementación de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). Además, hay tensión en el sector empresarial.