| 8/14/2016 6:29:00 PM

Sillas vacías: Uno de los grandes fracasos de Río 2016

El Comité Olímpico Internacional aseguró estar decepcionado pues las entradas que no se vendieron tampoco fueron repartidas entre los pobres.

Las sillas vacías en los escenarios de los juegos olímpicos de Río 2016 son uno de los principales malestares del Comité Olímpico Internacional.

El presidente de la entidad Jonh Coates, que cada cuatro años convoca al mundo alredeor del deporte, aseguró que estos han sido los juegos "más difíciles de organizar" debido a la crítica situación política y económica de Brasil.

Coates también dijo que le habría gustado ver más gente en las tribunas en lugar de tantos espacios vacíos. Incluso eventos tan esperados como las carreras del nadador Michaerl Phelps han tenido asientos libres.

"Entendemos que ellos querían distribuir entradas a los más pobres y a los niños de escuela, pero aún no los hemos visto en ninguno de los escenarios", dijo el directivo a la prensa. 

En los días previos a la inauguración los organizadores le dijeron a USA Today que entregarían 240.000 boletos a niños de escasos recursos ecómicos y que se habían cumplido las metas de venta con los tiquetes de mayor valor. Sin embargo, la asistencia de los niños no será fácil pues muchos de ellos están en la escuela. 

Los organizadores también han tenido que lidiar con pandillas de revenderores que están acaparando las entradas para especular con los precios. A esto se suma que muchos de los patrocinadores no han usado todos los tiquetes a los que tienen derecho. 

Los organizadores han admitido que el hecho de que aparezcan tantas sillas vacías en las transmisiones televisivas es un problema que requiere solución aunque confían en que tradicionalmente los suramericanos han sido compradores de última hora. Mientras tanto han aparecido comerciales de estrellas del deporte invitando a comprar tiquetes, entre ellos Usain Bolt. 

Los otros #Ríoproblems 

El tema de la asistencia a los escenarios se está mezclando con otros problemas de la organización, al punto de que los turistas están quejándose en Twitter con la popular etiqueta #Rioproblems. 

En la cima del ranking están las molestias a la hora de conseguir comida. Específicamente esto ha ocurrido en el caso del voleyplaya pero también en otros eventos deportivos. Como consecuencia los organizadores están permitiendo a los fans salir de los escenarios para conseguir comida en la calle y luego regresar.  

Entre los últimos dolores de cabeza están una piscina de clavados que se puso verde de repende, una ambulancia perdidaa en la mitad de Río con un deportista lesionado y quejas de los deportistas sobre su alojamiento en la Villa Olímpica.  

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?