| 11/6/2012 2:00:00 PM

Siguen votando con tranquilidad en elecciones muy disputadas

Millones de estadounidenses acudieron desde temprano a las urnas para elegir al próximo presidente, entre el demócrata Barack Obama, que busca la reelección, y el republicano Mitt Romney, en una jornada que transcurre con normalidad.

Los centros de votación en los 50 estados de la nación, que tiene seis husos horarios, ya abrieron sus puertas, los últimos en Hawai, y los de la costa Este serán los primeros en cerrar en torno a las siete u ocho de la noche hora local (00.00 GMT del miércoles).

Escuelas públicas, iglesias y centros comunitarios sirven de centros de votación para elegir al presidente y para definir, además, la configuración de la Cámara de Representantes, un tercio del Senado, once puestos de gobernador, decenas de iniciativas ciudadanas y miles de cargos locales y estatales.

Los primeros en emitir su voto fueron los diez habitantes de la diminuta aldea de Dixville Notch, en el estado nororiental de Nuevo Hampshire, un minuto después de la medianoche, y el rápido escrutinio arrojó un empate entre Obama y Romney, tal como han señalado las últimas encuestas.

Quizás por eso tanto Obama como Romney rompieron hoy con la tradición de que los candidatos presidenciales toman un descanso y pasan el día con sus familias para esperar los resultados.

Obama visitó hoy una oficina de su campaña en Chicago (Illinois), su ciudad adoptiva, desde donde llamó por teléfono a voluntarios del estado de Wisconsin para agradecerles por "trabajar duro" en su nombre y movilizar a los votantes.

Además, felicitó a Romney por su "enérgica" campaña, aseguró que los seguidores de su rival son "tan comprometidos y entusiastas" como los demócratas y agregó que también están "trabajando duro hoy". "Tenemos confianza en que conseguiremos los votos para ganar", subrayó Obama, quien ya había votado por adelantado en Chicago el pasado 25 de octubre para dedicarse hoy a realizar entrevistas para radio y televisión.

Obama, que jugará al baloncesto con amigos y asesores para relajarse antes del cómputo de votos, almorzará y cenará en su casa junto a su familia y por la noche se desplazará al centro de convenciones McCormick Place de Chicago, donde esperará los resultados de la jornada electoral y pronunciará un discurso para aceptar su triunfo o derrota.

Por su parte, Romney depositó su voto hoy en compañía de su esposa, Ann, en Belmont, un suburbio de Boston (Massachusetts), donde tienen su residencia familiar.

El candidato republicano tiene prevista hoy una gira por las ciudades de Cleveland (Ohio), y Pittsburgh (Pensilvania), donde se reunirá con votantes y activistas.

El viaje, anunciado el lunes, se produce después de una agotadora víspera de la jornada electoral que llevó a Romney a Florida, Virginia, Ohio y Nuevo Hampshire, cuatro de los nueve estados "bisagra" que podrían determinar el ganador.

Posteriormente Romney regresará a Boston, donde tiene su cuartel general, para aguardar los resultados electorales junto a su "número dos", Paul Ryan, quien votó en Janesville (Wisconsin).

Romney ha multiplicado sus visitas a Ohio, considerado el "epicentro" de la contienda y donde Obama mantiene una ventaja dentro del margen de error de las encuestas, pero su campaña rechazó hoy nuevamente que sus giras signifiquen un acto de desesperación ante lo reñido de la contienda.

"Siempre dijimos que la campaña iba ser muy reñida, pero también que vamos a hacer campaña hasta el último momento como si fuera el primer día", dijo a Efe Sharon J. Castillo, una consultora de la campaña de Romney. "Nos sentimos superentusiasmados, y estamos viendo en los estados clave, en la votación temprana y el voto en ausencia, que la participación de la base del partido es muy favorable", agregó.

En Nueva York y Nueva Jersey, donde continúan las tareas de reconstrucción tras el paso del huracán "Sandy", las autoridades reportaron una alta participación electoral.

Debido a la devastación y la falta de suministro eléctrico en algunas partes, las autoridades en ambos estados permitirán el uso de papeletas provisionales y el voto en otras circunscripciones.

En Maryland, un bastión demócrata donde los votantes se pronunciarán sobre polémicas iniciativas como los matrimonios homosexuales, al igual que Washington y Maine, la ampliación de los casinos y la equidad de las matrículas para estudiantes indocumentados, la participación en las urnas ha sido alta, según las autoridades. "Ya sé que Maryland es demócrata, pero yo voté por Romney porque me preocupa la economía y el cuidado de la salud, y pienso que la Administración Obama está ocultando la verdad sobre (el atentado contra el consulado de EE.UU. en) Bengasi", dijo a Efe Bret Biggers, afuera de la escuela primaria Flower Hill, en Gaithersburg.


EFE                                                                
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?