| 11/2/2012 12:00:00 AM

Siguen sumando los daños

Las corporaciones estadounidenses apenas comienzan a calcular las pérdidas causadas por la supertormenta Sandy, que se piensa será una de las más costosas en la historia de Estados Unidos.

Delta Air Lines y Verizon fueron las primeras en declarar lo que se sabía, al decir que van a perder dinero a causa de la tormenta.

Delta tuvo que cancelar miles de vuelos, mientras que Verizon dijo que varias de sus torres del servicio celular fueron dañadas y sus oficinas de inundaron. Cálculos iniciales indican que Sandy pudiera haber causado hasta 50.000 millones de dólares en daños económicos, tras paralizar el mayor sistema de trasporte público en el país y dejar sin electricidad a millones de hogares y negocios.

Mientras las empresas reinician labores y los empleados regresan a sus centros de trabajos, los expertos opinan que más compañías van a seguir la pauta de Delta y Verizon en las semanas próximas y evaluar sus costos. "Sabemos que árboles han sido derribados, hay apagones y casas han sido destruidas", dijo Dan Greenhaus, principal estratega global para la firma corredora de bolsa BTIG en Nueva York. "Pero va a tomar mucho tiempo para evaluar los daños. Pudiera durar hasta los primeros meses del año próximo".

El transporte en Nueva York y sus alrededores se redujo considerablemente en los días previos a la tormenta. Las aerolíneas dejaron de usar los aeropuertos del área, lo que causó una reacción en cadena en otras ciudades del país. Más de 20.000 vuelos fueron cancelados, de acuerdo con FlightStats.

Delta Air Lines Inc. dijo el viernes que perdió 45 millones de dólares en ventas por la cancelación de más de 3.500 vuelos en los últimos días de octubre.

Verizon Communications Inc. aún trabaja para restablecer el servicio para muchos de sus usuarios y advirtió que Sandy pudiera causar un golpe significativo a sus resultados. La compañía dijo que aún no es posible ofrecer una cifra de los costos.

Algunas compañías como Lowe's Cos. y Home Depot Inc. pudieran registrar aumento en sus ventas, especialmente de artículos como generadores y otros suministros necesarios para la reconstrucción.

En Brooklyn, usuarios han atestado la ferretería Leopoldi's True Value Hardware, en una transitada sección de la 5ta avenida. "Las ventas se han triplicado", dijo Joe Leopoldi, dueño de la tienda. Pero no por circunstancias que le hagan feliz.

La gente llega a su tienda del vecino barrio de Red Hook, fuertemente azotado por las inundaciones y donde muchas viviendas y negocios siguen sin electricidad. Esos nuevos usuarios están comprando velas, colchones de aire y hornillos para campamento. Leopold dice que se quedó sin parrillas de gas y que ha vendido seis sierras eléctricas a usuarios que necesitaban cortar árboles.

"Esas son más sierras de las que vendemos en todo un año", dijo.

Hay indicios de que algunos negocios afectados han comenzado a volver a la vida. Los 12 casinos de Atlantic City, cerrados antes de la llegada de la tormenta, comenzaron a reabrir el viernes luego que el gobernador de Nueva Jersey Chris Christie les diese la luz verde.  


AP                                                             
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?