| 4/7/2011 10:00:00 AM

Sigue temblando: en Japón 7,4 y en México 6,7 grados

Un terremoto de 7,4 grados en la escala Richter afectó hoy a la costa noreste de Japón, la misma zona afectadas por el sismo del 11 de marzo. También fue reportado un movimiento telúrico de 6.5 grados en el este de México.

El temblor se produjo a las 23.34 hora local (14.34 GMT) y el epicentro se localizó a 40 kilómetros de profundidad frente a la costa de la provincia de Miyagi, la más afectada por el terremoto de 9 grados de hace casi un mes.

Un movimiento telúrico de 6.5 grados en la escala de Richter sacudió hoy el este de México, sin que hasta el momento se hayan reportado víctimas o daños materiales.

El Servicio Sismológico Nacional informó hoy que el temblor se registró a las 08.11 horas locales (13.11 GMT) y su epicentro se localizó a 83 kilómetros al suroeste del municipio Las Choapas, en el oriental estado de Veracruz, a una profundidad de 167 kilómetros.

El sismo se sintió en varias ciudades mexicanas, incluida la capital, donde muchos ciudadanos salieron de sus residencias y oficinas ante la magnitud del movimiento.

En Veracruz, quienes más lo sintieron fueron los habitantes de los municipios de Las Choapas -epicentro del temblor-, Minatitlán, Acayucan, Coatzacoalcos y Moloacan.

La oficina de Protección Civil, que ya está realizando una evaluación completa en los 212 municipios del estado, señaló que no se registraron daños en instalaciones estratégicas como refinerías y complejos petroquímicos.

La central nuclear Laguna Verde tampoco resultó afectada por el movimiento telúrico, esta vez registrado en una zona que no suele ser sísmica.

En el sureño estado de Chiapas, colindante con Veracruz, las autoridades de Protección Civil reportaron edificaciones cuarteadas en la capital, Tuxtla Gutiérrez, y crisis de ansiedad entre la población.

EFE


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?