| 12/4/2011 12:10:00 PM

Semana crucial para los líderes europeos y la suerte del euro

La crisis de la deuda soberana europea, que comenzó hace más de dos años, entra en esta semana en una etapa decisiva, al reunirse los líderes del continente para evitar el colapso del euro y la propagación del pánico financiero.

Aumentaron las conjeturas de que la reunión —que inicia el viernes y a la que asistirán 27 líderes europeos— producirá un logro importante.

Un acuerdo para una mayor integración de las 17 naciones de la eurozona —especialmente en cuestiones presupuestarias— sería considerado un primer paso crucial. Ello podría desatar nuevas ayudas de emergencia del Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional o una combinación parecida, dijeron los analistas.

Los próximos días "decidirán si sobrevive o no el euro", dijo el domingo Emma Marcegaglia, directora del grupo de cabildeo industrial italiano Confindustria.

El presidente francés Nicolas Sarkozy, la canciller alemana Angela Merkel, el director del Banco Central Europeo Mario Draghi, e incluso el secretario del Tesoro estadounidense Timothy Geithner acudirán a un encuentro de cinco días antes de la reunión cimera.

Si el encuentro concluye en un fracaso, advirtió la semana pasada Sarkozy, "el mundo no aguardará a Europa".

Sarkozy y Merkel se reunieron el lunes pasado en París para anunciar un plan que estreche los lazos políticos y económicos entre las 17 naciones que usan el euro. Aunque los líderes difieren en algunos de los detalles, su cooperación ha sido tan estrecha que son ahora conocidos por un solo nombre: "Merkozy".

Ambos acordaron de forma general en la necesidad de contar con normas que impidan a los gobiernos gastar o endeudarse demasiado e impongan multas y sanciones a los transgresores.

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?