| 4/5/2013 12:00:00 PM

Salir de la zona euro, una opción de alto riesgo para Chipre

Podría ser una solución, pero podría tener consecuencias demasiado nefastas para una economía insular muy dependiente de las importaciones.

El Instituto Internacional de Finanzas (IIF), que representa a los mayores bancos del mundo, considera que sería "mucho más fácil" para este país recuperarse mediante una devaluación, imposible con la moneda única.

Un análisis compartido por el Nobel de Economía estadounidense Paul Krugman, quien asegura en su 'blog' que "Chipre debería abandonar inmediatamente el euro". Según él, una nueva moneda depreciada "aceleraría mucho su reconstrucción" económica, favoreciendo la competitividad de sectores como el turismo y la agricultura. Pero no todos piensan lo mismo. Marios Zachariadis, profesor de Macroeconomía de la Universidad de Chipre, recuerda que las importaciones, en particular las de la energía, se volverían muy onerosas.

Chipre, con un PIB de 17.000 millones de euros, importa cuatro veces más de lo que exporta y el déficit comercial supera los 4.000 millones de euros. "El aumento de los costes de las importaciones amenaza con hacer nuestra economía menos competitiva, a menos que se bajen mucho los salarios", subraya, recordando que es difícil contemplar una mano de obra más barata, en particular en los hoteles y la granjas, donde trabajan decenas de miles de rumanos, búlgaros o paquistaníes.

Asimismo, numerosos sectores, entre ellos el turismo, funcionan ya a pleno gas, recuerda Alexander Michaelides, profesor de Finanzas de la Universidad de Chipre. "No podemos recibir más de los 2 millones de visitantes que vienen cada año, por lo que una devaluación no haría más que reducir nuestros ingresos duplicando los costes, ya que este sector consume mucha energía", subraya.

Los chipriotas, que adoptaron el euro en 2008, ya eran de los más escépticos de la zona antes del polémico plan de rescate europeo. Un sondeo efectuado en noviembre de 2012 por la Comisión Europea dejó en evidencia que solo el 48% de los chipriotas eran favorables al euro.

Con el aumento del desempleo y las medidas de austeridad, "la opinión pública va a ser cada vez más favorable a salir del euro", pronostica la analista económica Fiona Mullen.

El jefe de la poderosa iglesia ortodoxa de Chipre, Crisóstomos II, es favorable a una salida ordenada del euro, una reivindicación enarbolada en las manifestaciones contra los acreedores europeos que han impuesto una reducción drástica del sector bancario, una de los principales fuentes de ingresos de la isla. Pero si Chipre diera un portazo a la zona euro sin esperar, como lo reclaman algunos políticos, rápidamente se quedaría sin divisas para pagar las importaciones, recuerda Fiona Mullen. "Al unirse al euro, Chipre renunció a la mayor parte de sus reservas en divisas. Hoy, la isla sólo dispone de unos 459 millones de dólares, lo que bastaría solo para pagar dos semanas de importaciones", advierte.

Una salida inmediata del euro sería por tanto catastrófica, y una salida planeada pasaría por reconstituir primero las reservas de divisas y reducir las importaciones de petróleo, subraya, antes de recordar que no existe "ningún marco jurídico para ello" en la Unión Europea (UE). Y es que según los actuales tratados europeos, el abandono del euro implicaría la salida también de la Unión Europea, una opción que no cuenta con la unanimidad ya que Chipre se encontraría solo ante Turquía, la potencia regional que ocupa el norte de la isla.

Las autoridades chipriotas se han mostrado determinadas: "no vamos a salir del euro", dijo la semana pasada el presidente del país, Nicos Anastasiades, mientras que el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, repitió el miércoles que "no hay plan B" para Chipre.


Afp/D.com


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?