| 10/9/2012 5:00:00 PM

Romney le gana terreno económico a Obama

El candidato republicano Mitt Romney ha dicho por más de un año que haría un mejor trabajo que el actual presidente Barack Obama a la hora de impulsar la golpeada economía estadounidense.

Nuevos datos de encuestas indican que los votantes podrían estar acercándose a su punto de vista.

Cuando faltan cuatro semanas para la elección del 6 de noviembre, Romney ha disminuido la ventaja frente a Obama a partir de una serie de temas que se encuentran entre los más importantes en las mentes de los votantes, según una encuesta de Reuters/Ipsos.

Los probables votantes ahora dicen que el ex ejecutivo de empresas privadas tiene un mejor plan para la economía, la creación de empleos y el déficit presupuestario federal. También consideran que Romney sería más eficiente en Washington.

Obama sigue teniendo ventaja cuando se trata de impuestos, el programa de jubilaciones y seguridad social y la protección de los empleos estadounidenses. El actual mandatario también encabeza en una serie de aspectos personales vinculados con la simpatía y el modo de entender a las personas comunes. La encuesta online, realizada en el curso de siete días hasta el domingo, refleja parcialmente las consecuencias de la buena actuación de Romney en el debate con Obama, en el primero de sus tres encuentros cara a cara antes de la elección.

La ventaja de Obama ya había empezado a disminuir antes del debate y luego de que Romney se recuperara de una serie de malos pasos en la campaña. Los números actuales reflejan una realidad subyacente de un electorado muy dividido y la tradicional ventaja de los republicanos en temas fiscales, dijo el encuestador de Ipsos, Cliff Young. "Es una carrera mucho más pareja y Romney se convirtió en alguien mucho más presidencial a los ojos de la gente", señaló Young. "Las cosas probablemente vuelvan a estar donde deberían".

Los sondeos diarios de Reuters/Ipsos han mostrado que el liderato de Obama ha decaído desde el debate. Otras encuestas también apuntaron a un descenso de Obama.

Romney ganó la mayor parte del terreno a partir de cuestiones económicas en las que hizo foco en el debate del pasado miércoles.

En la semana que terminó el 30 de septiembre, Obama mantuvo una ventaja de 4,3 puntos porcentuales cuando los votantes fueron consultados acerca de qué candidato tiene un mejor plan para la economía. Romney ahora tiene la ventaja con 4,6 puntos en ese tema.

En la creación de empleo, Romney lidera por 2,4 puntos, eliminando la ventaja de 5,8 puntos ostentada por Obama previamente. Los malos números para Obama llegan a pesar de que un reporte mensual mostró el viernes pasado que el desempleo cayó a su nivel más bajo en casi cuatro años en septiembre.

Los dos estaban empatados en la cuestión del déficit presupuestario federal, pero Romney ahora lidera 7,7 puntos porcentuales. Romney también borró la ventaja de 4,4 puntos que Obama tenía en el segmento de qué candidato sería más eficiente en Washington. Ahora los dos están empatados.

El liderato de Obama en materia de impuestos ha caído de 10,5 a 4,9 puntos, mientras que su ventaja en seguridad social descendió de 12,4 a 6,7 puntos.

En tanto, la ventaja del actual presidente en asuntos personales se mantiene intacta. Sus 25 puntos de ventaja en simpatía continúan esencialmente sin cambios respecto de la semana pasada, al igual que su liderato de 14 puntos en la categoría "entiende a gente como yo".

La encuesta se basó en una muestra de 1.689 posibles votantes. La precisión de las encuestas de Reuters/Ipsos es medida con la utilización de un intervalo de credibilidad. En este caso, tiene un intervalo de credibilidad de 5,1 puntos de porcentaje.


Reuters                                                          
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?