| 8/19/2012 12:00:00 AM

Río de Janeiro 2016: promesas y realidades

En la glamorosa ceremonia de clausura, Londres entregó la bandera olímpica a Río de Janeiro, que será sede de los juegos en 2016 y promete mejorar la marca londinense. Figuras como Pelé ven problemas en la organización.

“Pasión y Transformación”, es la consigna de Río de Janeiro de cara a los Juegos Olímpicos en 2016, que serán, según prometen los organizadores, mejores que los de Londres 2012, algo muy ambicioso pues la capital británica estableció una nueva marca este verano.

El alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, se muestra confiado de que los primeros Juegos Olímpicos de Sudamérica serán un gran éxito. “Serán las olimpiadas de la transformación de la vida e historia de Río, pero sobre todo serán una gran fiesta. Los británicos han establecido una nueva marca que no será fácil superar, pero lo haremos mejor”, dijo.

Problemas múltiples

La primera prueba será el Campeonato Mundial de Fútbol en 2014 en Brasil, donde el mayor desafío será la seguridad, el transporte y el hospedaje de participantes y visitantes.

El ex futbolista brasileño Pelé aseguró que su país tiene problemas de construcción, comunicación y transporte de cara al Mundial de fútbol 2014 y los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

“Estamos preocupados por la comunicación y el transporte, que no están bien por ahora, pero si trabajamos apropiadamente estarán listos en dos años”, afirmó el considerado mejor futbolista de todos los tiempos.

José Beltrame, secretario de Seguridad de Río de Janeiro, tiene preparado un “Plan de liberación”, con el que quiere eliminar el poder de los jefes de la mafia sobre unas mil fabelas de la ciudad.

Transporte público

También se estudia el problema del tráfico. “La infraestructura no es tan buena como la de Londres”, afirma Paes. Actualmente sólo un 18 % de la población utiliza regularmente el transporte público y se espera que tras los juegos este porcentaje se eleve hasta un 60%. Pero a diferencia de Londres, Río apuesta por un sistema de autobuses rápidos que permitan a los atletas llegar de sus residencias a las instalaciones olímpicas en 25 minutos.

Además hay que mejorar la capacidad de la ciudad para dar alojamiento a los visitantes. En el 2009, cuando Río se postuló para ser sede olímpica, había una capacidad de 20.000 habitaciones de hotel. Hasta el 2016 deberán duplicarse. Se modernizará el puerto para habilitar hoteles sobre el agua.

También se renovará el aeropuerto internacional de Río, una construcción que data de los años 50, con mejoras en los 70 y actualmente con urgentes necesidades de remodelación para hacer frente al creciente número de pasajeros.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?