| 3/27/2015 7:00:00 AM

Los cabos sueltos de la economía estadounidense

Las opiniones de calificadoras de riesgo y analistas señalan riesgos sobre los que todavía no existe certeza cómo se superarán, Colombia permanece expectante ante las decisiones que tome su principal socio comercial.

El comportamiento positivo del empleo y de los indicadores básicos de la economía de los Estados Unidos apuntan a una recuperación definitiva de la más reciente crisis que tuvo que afrontar a mediados de 2008, sin embargo existen factores que aún son motivo de preocupación para las autoridades norteamericanas de la rama.

Las cifras que se conocen a la fecha permiten observar que los datos del mercado laboral superan las expectativas, pues la creación de empleo es fuerte, ya que en febrero se crearon 295.000 puestos no agrícolas y la tasa de desempleo continuó su ritmo descendente a tan solo un dígito (5,5%).

Pese a lo anterior, persisten factores determinantes al seno de la Reserva Federal como lo relacionado al índice base de precios al consumidor y el crecimiento del salario real que se sitúa en menos del 2%, por debajo del nivel considerado necesario por la FED para apuntalar una aceleración sostenible del consumo.

Vale la pena señalar que por encima de las modestas expectativas inflacionarias el dólar se ha apreciado un 10% este año y casi un 25% desde el comienzo del anterior. Con la divisa al alza, los economistas de todo el mundo están pensando cuáles serán los efectos sobre el crecimiento económico de Norteamérica y su impacto sobre otras regiones del mundo.

Según el economista global de Standard & Poor's., Paul Sherad, a la economía norteamericana le irá mucho mejor este año y las decisiones de la Reserva tendrán una tendencia a subir sus tasas después de junio, que llevarán a que el índice de Precios al Consumidor de ese país llegue al 0,7 en el sexto mes del año.

Según Sherad, la pregunta que queda en el aire es ¿puede la economía de Estados Unidos estar viendo una repetición de la contracción de invierno del año pasado?

Muchos consideran que sí tal, como los economistas de Morgan Stanley que bajaron su estimación para el crecimiento del primer trimestre hasta el 0,9% en previsión anualizada de 1,2%, señalando a los inventarios energéticos y las exportaciones de bienes de capital más bajos que pesan en el PIB.

Además indicaron otro factor, como el clima invernal severo y lo que el fenómeno podría pesar sobre el desempeño del indicador.

“A pesar de los resultados, la demanda interna y la buena respuesta del mercado laboral impulsaron el crecimiento, y una vez superados los temas de inventarios e invierno, la economía aceleró su ritmo en el segundo (2.6%) y tercer (2.4%) trimestre”, destacó la firma.

Lo cierto es que bajo los periodos especiales que atraviesa la economía mundial, no hay consenso de lo que podrá acontecer en los próximos meses con la tasa de cambio, el clima y su impacto en una de las economías más grandes del mundo, en consecuencia desde Colombia las expectativas del sector empresarial apuntan a una cifra prudente de 3,1% según una reciente publicación de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi).

Lea también:
China, entre la desaceleración económica y la desigualdad

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?