| 11/24/2013 12:00:00 PM

Preocupa el riesgo de deuda

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, devolvió una propuesta de sus asesores para cambiar la forma en que se evalúa el riesgo de la deuda soberana.

La crisis de deuda soberana de la zona euro ha remarcado los peligros de que los bancos compren bonos del Gobierno como un colchón teóricamente seguro contra inversiones de riesgo, particularmente desde que los tenedores de bonos griegos fueron perjudicados en el rescate del país.

El BCE realizará una serie de exámenes a las hojas de balance de los bancos antes de asumir su rol como supervisor bancario de la zona euro en noviembre del 2014.

Spiegel citó a fuentes del BCE diciendo que les preocupa que tener un debate sobre el actual sistema de financiación a los Gobiernos sea inoportuno.

Las medidas sugeridas por los asesores de Draghi podrían tener un gran impacto en cómo los estados golpeados por la crisis se financian en el futuro, de acuerdo a lo publicado el domingo por Spiegel.

El BCE declinó a comentar sobre el reporte tras ser contactado por Reuters.

Miembros del Directorio de Riesgo Sistémico Europeo, un órgano vinculado al BCE que monitoriza posibles problemas económicos, hicieron una serie de sugerencias como unir los riesgos de grandes inversiones de bancos europeos a sus bonos gubernamentales nacionales, sostuvo la revista.

Fueron citados diciendo que dichos riesgos deberían ser tratados como deuda corporativa a mediano plazo, de modo que los bancos sólo puedan mantener una cierta cantidad de esos riesgos o respaldarlos con capital en sus hojas de balance.

Sin embargo, Draghi envió las recomendaciones de vuelta a los asesores "para una revisión", según Spiegel.

Reuters/D.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?