| 8/22/2010 8:00:00 AM

Revolución de Chávez busca reescribir historia de Venezuela

Mucho ha cambiado en Venezuela desde que Hugo Chávez llegó a la presidencia en 1999: la bandera, el escudo, la Constitución y hasta la hora del país. Sólo faltaba que el propio Libertador Simón Bolívar saliera de su tumba para iluminarlo con su "llamarada".

La imagen de los huesos blanquecinos del prócer de la independencia de Venezuela, Colombia, Perú, Ecuador y Bolivia develados en su sepulcro del Panteón Nacional fue exhibida en la televisión oficial e internet.

Chávez ha argumentado que busca hacer justicia exhumando los restos del Libertador para comprobar si murió por tuberculosis o si confirma su sospecha de que la "oligarquía colombiana" lo envenenó.

"Lo que se hizo fue un acto de elevación, una poesía", dijo a Reuters el general Jacinto Pérez Arcay, cercano asesor de Chávez y uno de los forjadores de su pensamiento político desde que le dio clases de historia militar en el Ejército.

A lo largo de los años, el mandatario ha ido dibujando a su Bolívar, figura casi sagrada en Venezuela, como un luchador antiimperialista, revolucionario y finalmente como un precursor del "socialismo bolivariano" que dice liderar.

Mientras algunos observadores creen que Chávez sólo busca marcar diferencias con Gobiernos anteriores, sus críticos aseguran que tocó lo más profundo de la idiosincrasia nacional para demoler la historia, la República, la soberanía popular y reescribir la historia de una nueva Venezuela socialista.

"Los pueblos no se mueven por ideas. Las ideas las manejamos los intelectuales, pero los pueblos actúan por creencias", explicó Germán Carrera Damas, integrante de la Academia Nacional de la Historia.

Algunos dicen que eso es lo que busca Chávez al equiparar a sus adversarios con los supuestos asesinos del "padre Bolívar": una "oligarquía apátrida" capaz de generar una guerra interna.

El mandatario ha advertido que si la oposición triunfa en la elección legislativa de septiembre, va a eliminar las ayudas sociales para los pobres que ha abanderado su "revolución". Por eso llama a su seguidores a mantenerse en pie de lucha.

¿CASCARON VACIO?


Según el presidente, aunque el país se emancipó de la Corona española hace 200 años, aún no es independiente.

El "imperio" ahora es Estados Unidos, un enemigo ideológico que Chávez dice está enfocado en arrebatarle el petróleo a Venezuela con la ayuda de los partidos políticos que dirigieron los 40 años de democracia previos a su Gobierno y que ha criticado porque en su opinión sólo enriquecieron a una minoría privilegiada a costa de la miseria del pueblo.


Washington lo ha tildado de autoritario y lo ha considerado una amenaza para la estabilidad de la región.

Pérez, el maestro de Chávez, asegura que la exhumación era necesaria para conservar los restos y que "todo lo relacionado con el Libertador debe ser acrítico".

Pero la Academia de la Historia estima innecesaria la pesquisa con la que el Gobierno además busca comprobar la autenticidad de los restos.

"Cualquier cosa que supuestamente descubran no tiene ninguna justificación porque eso que está allí no es Bolívar. Esos son sus restos. Bolívar es todo lo demás: es su obra, su significación, son sus ideas", dijo Carrera Damas.

El historiador, de 80 años de edad, afirmó que se busca "la demolición de la conciencia histórica del venezolano porque, ¿a quién va a adorar usted ahora: al Bolívar luminoso o a ese montón de huesos?".

Pero más allá, la exhumación revive el debate sobre el uso político del prócer decimonónico en pleno siglo XXI.

El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), fundado y presidido por Chávez, defiende en el "Libro Rojo" del 2010, la sustitución del "Estado capitalista burgués por un Estado Socialista" para llegar al socialismo bolivariano.

Sin embargo, expertos rechazan el nexo ideológico y consideran que la apelación a Bolívar se debe a que es más fácil vender el "bolivarianismo" que el socialismo.

"El socialismo no pasa de ser una ficción porque (...) se ha instaurado con gran empeño y ha terminado en el más absoluto fracaso", dijo Carrera Damas, quien ha criticado por décadas el uso político del prócer que hacen los gobernantes del país.

"Ahora usan el nombre de Bolívar como un cascarón para meter algo que ellos saben que no tiene sino un sólo carácter: autocracia militar", agregó.

DIFERENCIA REVOLUCIONARIA
En 11 años de Gobierno, Chávez agregó "Bolivariana" al nombre del país, puso una octava estrella a la bandera y celebra el intento de golpe de Estado que dirigió el 4 de febrero de 1992 como un despertar del pueblo, que incluso llegó a decretar como feriado nacional.

Bajo esa premisa, también cambió el contenido de los libros de historia de Venezuela que se leen en las escuelas.

Para el politólogo Nicmer Evans, profesor de la Universidad Central de Venezuela, la "revolución" busca diferenciarse de los Gobiernos que le precedieron y Chávez ha interpretado los cambios que pide la sociedad.

"(La revisión) permite desde la perspectiva de la psicología colectiva generar una mayor identificación y profundización con un proyecto de país", dijo Evans.
Según el profesor, el cambio de los símbolos incide en la cotidianidad, en la perspectiva histórica y en la legitimidad del Gobierno para hacer modificaciones estructurales.

"Desde hace mucho tiempo no existía un proyecto de país y ahora se trata de dibujar a partir de las concepciones del socialismo del siglo XXI", aseguró Evans, para quien los cambios simbólicos son producto de la necesidad de marcar una nueva etapa en el imaginario colectivo de la población.

Y con la expectativa de una dura campaña por la Asamblea Nacional, el país queda a la espera de que expertos completen la reconstrucción del rostro del Libertador con el cráneo exhumado.

Eso podría desatar la renovación de la omnipresente iconografía del héroe incluso en los "bolívares fuertes", la nueva moneda creada en el 2008.

"Son herramientas que se utilizan políticamente como han utilizado todos los gobiernos de nuestro país el elemento simbólico del ideario de Bolívar para poder generar sobre eso unas prácticas políticas y una búsqueda de identificación con la nacionalidad, la venezolanidad", concluyó Evans.

 

REUTERS

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?