| 11/3/2010 9:00:00 AM

Republicanos controlan la Cámara de Representantes

Los republicanos lograron el martes el control de la Cámara de Representantes y ganaron terreno en el Senado y en los gobiernos estatales en una jornada electoral que representa un fuerte revés para el presidente Barack Obama.

Estados Unidos renovó los 435 escaños de la Cámara de Representantes, 37 de 100 senadores, 37 de 50 gobernadores y otros puestos estatales y locales.

Según las últimas proyecciones, los conservadores conquistaron al menos 50 escaños en la Cámara Baja, muy por encima de los 39 que necesitaban para hacerse con la mayoría.

En el Senado, vencieron a los demócratas en Illinois, Arkansas, Dakota del Norte, Indiana, Wisconsin y Pensilvania, aunque no alcanzarán los 10 escaños que necesitaban para alzarse con la mayoría de 51 de 100 asientos.

Similar empuje demostraron en los gobiernos estatales al arrebatar al menos diez puestos a los demócratas.

Antes de la votación los demócratas tenían 26 gobernadores y los republicanos 24.

La pérdida del control de los demócratas en la Cámara de Representantes implicará la salida de la actual presidenta, la demócrata Nancy Pelosi, primera mujer que ocupó el cargo.

Se prevé que el líder de la hasta ahora oposición republicana en la Cámara Baja, John Boehner, de Ohio, la reemplace en el puesto.

Boehner, que rompió a llorar en su discurso de victoria electoral, dijo que "la nueva mayoría está preparada para hacer las cosas de forma diferente" y anunció recortes en el gasto y reformas en el funcionamiento del Congreso.

Los republicanos han prometido que, bajo el liderazgo de Boehner, revertirán la reforma de salud aprobada por Obama y pondrán en marcha recortes de impuestos que dicen ayudarán a reducir el déficit e impulsar el crecimiento.

Obama, que dará una rueda de prensa para analizar los resultados, telefoneó a los líderes demócratas y republicanos del Congreso y expresó a estos últimos su disposición a colaborar con ellos tras el triunfo de la hasta ahora oposición en las elecciones legislativas.

La noche electoral confirmó también el empuje del movimiento ultraconservador "Tea Party" que se apuntó la primera gran victoria de la noche tras conocerse el triunfo del candidato republicano al Senado por Kentucky Rand Paul.

"Hemos llegado para recuperar nuestro gobierno", afirmó Paul, quien se refirió al "maremoto" del Tea Party.

El segundo tanto de la jornada para el movimiento ultraderechista llegó con la victoria del republicano Marco Rubio, quien superó al independiente Charlie Crist en Florida en la contienda por un escaño del Senado en Florida.

El "Tea Party" ha dado su apoyo específico a 129 candidatos a la Cámara de Representantes y a nueve del Senado y ha basado su ascenso en la insatisfacción de los estadounidenses más conservadores con la economía y el incremento del gasto público.

De hecho, las encuestas a pie de urna realizadas muestran a un electorado descontento sobre todo con la marcha de la economía, el asunto que más preocupa a los estadounidenses.

Los sondeos indican también que los demócratas han perdido terreno entre las mujeres, los trabajadores de ingresos medios, las personas de raza blanca, los votantes de mayor edad y los independientes.

Pese a los disgustos que se llevaron, los demócratas lograron una victoria clave en el estado de Nevada, donde el líder de la mayoría demócrata en el Senado logró mantener su escaño tras una reñida pelea con la republicana Sharron Angle.

Entre los datos destacados de la jornada, estuvo también el voto en contra de la legalización de la marihuana para su uso recreativo en California, un resultado que puso fin a una intensa campaña seguida con gran interés dentro y fuera de las fronteras de E.U.

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?