| 3/3/2015 9:30:00 AM

Comisión Europea deja a los países miembros regulación de Uber

La organización subrayó que la regulación de servicios de transporte compartido corresponde a los Estados miembros, que a su vez deben velar por principios de la Unión Europea (UE) como la libertad de establecimiento de las empresas.

Las decisiones relativas a los servicios de transporte compartido no profesional "son competencia de las autoridades nacionales siempre que se respeten los principios de la UE", señaló la portavoz comunitaria Lucía Caudet en la rueda de prensa diaria de la Comisión Europea.

"La regulación de los impuestos relacionados con servicios es una competencia nacional, pero también hace falta respetar principios de la UE como la libertad de establecimiento" de las empresas, aclaró.

La portavoz evitó comentar la situación actual de Bruselas, donde hoy se han concentrado más de 400 taxistas para protestar contra los planes del Gobierno regional de permitir servicios de transporte ocasionales por parte de particulares, algo que a su juicio equivale a legalizar la plataforma Uber.

"No tenemos nada que decir sobre el proyecto de ley belga", puntualizó. También recordó que los Estados miembros deberán notificar a la Comisión Europea sus proyectos de ley en el caso de que "existan barreras en el mercado interno".

Hasta ahora, la CE sostiene no hay ningún tipo de legislación europea que regule estos servicios, por lo que por el momento recaen dentro de la competencia nacional.

Uber, que está presente en 253 ciudades de 52 países de todo el mundo, mantiene litigios en España, Bélgica, Holanda y Alemania a raíz de las protestas del sector del taxi.

Los taxistas europeos denuncian que la empresa incurre en competencia desleal al ofrecer un servicio remunerado de transporte con conductor privado sin tener licencia.

EFE/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?