| 2/24/2015 8:00:00 AM

Se vienen las reformas en Atenas

El Gobierno griego se ha comprometido a modernizar el sistema fiscal y la administración pública, a reformar la seguridad social, a luchar contra la corrupción y a no revertir ninguna privatización que ya se haya materializado.

Estas son algunas de las líneas maestras de la lista de reformas enviada anoche a los socios de la eurozona, filtrada a los medios y que será analizada por el Eurogrupo.

La lista, un compendio de seis páginas, incluye básicamente todos los proyectos que el primer ministro, Alexis Tsipras, anunció en su programa de Gobierno, si bien, en contra de lo que se adelantó anoche, da poco espacio a la lucha contra la crisis humana.

El primer capítulo está dedicado a las políticas fiscales y aborda proyectos como la mejora de la recaudación del impuesto sobre el valor añadido, que en los últimos años ha fracasado por distintos motivos y pese a las numerosas reformas. Entre las medidas que se tomarán, dice el documento, figura ampliar los supuestos de fraude fiscal, así como el refuerzo, tanto en recursos humanos como en equipamiento, de los organismos encargados de perseguir la evasión.

Anuncia asimismo un mayor control y contención de gasto en todas las áreas de la administración pública, así como la mejora de su eficiencia, por ejemplo en educación, defensa, transporte, gobiernos locales o prestaciones sociales.

El control de gasto se aplicará también a la sanidad pública, pero manteniendo el principio del acceso universal a la salud. Para ello se recurrirá al asesoramiento de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

En materia de seguridad social, se buscará "consolidar" los fondos de pensiones, con el objetivo de lograr que haya ahorro, con incentivos para declarar el trabajo efectivo y luchar así contra el fraude a la Seguridad Social. Otra de las prioridades ya anunciadas anteriormente es la lucha contra el contrabando de tabaco y gasolina, la reducción del número de ministerios, de los asesores ministeriales y de las extras de ministros y diputados. El segundo capítulo habla de estabilidad financiera y en él Grecia se compromete a cambiar la legislación para lograr una mayor eficiencia en la recaudación de impuestos y en las deudas con la Seguridad Social.

Esto permitirá discernir entre las personas y empresas que optan por el incumplimiento estratégico de los pagos y las que verdaderamente no pueden hacer frente a sus deudas, dice el texto firmado por el ministro de Finanzas, Yanis Varufakis. Además, el Ejecutivo protegerá a los hogares por debajo de un determinado umbral de ingresos para evitar los desahucios de primeras viviendas, mientras asegura que perseguirá a los "morosos estratégicos". "Se tomarán medidas para apoyar a las familias más vulnerables, que son incapaces de pagar sus hipotecas", añade.

El tercer capítulo está dedicado a las privatizaciones y gestión de los activos públicos, las reformas en el mercado laboral, la reducción de la burocracia y la reforma del sistema judicial. En cuanto a las privatizaciones, el Gobierno se compromete a no dar marcha atrás en las que están ya completadas, pero revisará y detendrá las que estén por iniciar al considerar que el Estado podría obtener beneficios a largo plazo si unifica algunos de los activos. Respecto al mercado laboral, el Gobierno expresa su compromiso de recuperar los convenios colectivos y de ampliar las posibilidades de ofrecer trabajos temporales a los desempleados de larga duración. También reitera su "ambición" de elevar el salario mínimo.

Para combatir la crisis humana el Ejecutivo ha presentado las líneas generales de un plan que proporcionará "acceso a la alimentación, la vivienda, los servicios sanitarios y el suministro de energía básico", como por ejemplo, los cupones para alimentos.

El Gobierno recalca que este plan "no tiene ningún efecto fiscal negativo".


EFE/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?