| 2/28/2016 12:05:00 AM

¿Por qué Japón perdió un millón de habitantes en cinco años?

Cuando hablamos de población a menudo nos centramos en el problema de la explosión demográfica: ahora sabemos que para el 2022 India será el país más poblado del mundo, superando a China, con más de 1.450 millones de habitantes.

;
BBC

Esto sin embargo nos hace olvidar otro problema: la contracción demográfica, las poblaciones que más rápido se están disminuyendo.
Japón tiene este problema. Su último censo revela que en los últimos cinco años la población se redujo casi un millón de personas: 947.000, para ser exactos.

Hasta octubre del año pasado el país asiático tenía 127,1 millones de habitantes, 0,7% menos que en el último censo de 2010, informó el Ministerio de Asuntos Internos. Esto marca la primera contracción del crecimiento poblacional de Japón desde que el censo se inauguró en 1920.

Lea también: La desalentadora situación social y económica de los indígenas en América Latina

Menos nacimientos, más viejos

Los demógrafos ya habían pronosticado el descenso. La razón: una menor tasa de natalidad y la escasez de inmigrantes. Esto, sumado al rápido aumento de la población que envejece, están contribuyendo al prolongado estancamiento de la economía y a temores por los crecientes costos de salud.

Durante gran parte del siglo XX Japón experimentó un aumento de su población, pero en las últimas décadas la tendencia cambió.

La población japonesa comenzó a disminuir en 2004 y ahora se ha convertido en la población que más rápido está envejeciendo en el mundo.

Los demógrafos predicen para las próximas décadas una drástica disminución en la población de edad laboral con un incremento simultáneo en el número de ancianos.

*El país latinoamericano cuya población caerá en un millón de personas

Una población que envejece significa menos trabajadores y más dependientes en el país. Más de 22% de los japoneses tienen hoy 65 años o más y según un informe del gobierno, para 2060 el número de habitantes se reducirá a 87 millones de los cuales casi 40% tendrá 65 años o más.

De hecho, el primer ministro Shinzo Abe ya estableció como prioridad impulsar la tasa de natalidad de 1,4 hijos a 1,8 por mujer. Las economías más avanzadas a menudo establecen una tasa de 2,1 hijos para lograr una estabilidad demográfica.

Para lograrlo Abe prometió mejorar los incentivos fiscales y de cuidados infantiles, y para ello nombró a Katsunobu Kato como el "ministro de los 100 millones de ciudadanos activos".

Kato, que tiene cuatro hijos, tiene la tarea de estabilizar en 1,8 la tasa de natalidad japonesa. Las cosas, dicen los expertos, son más complicadas que esto. La disminución de la población, tal como muestra el censo, ocurrió en principalmente en las áreas rurales.

Tokio, la capital, continúa atrayendo residentes y es hogar de 28,4% de la población. En las nueve áreas urbanas principales del país viven 53,9% de los japoneses.

Diez más reducidos

Pero aunque Japón está atrayendo la atención con su contracción poblacional, hay países cuyas poblaciones se han reducido mucho más, en términos porcentuales. De hecho, Japón ocupa el lugar número 16 en la lista de países cuyas poblaciones se están reduciendo rápidamente, según datos publicados por el Banco Mundial.

Varias otras naciones están tratando de enfrentar el problema de una población que se contrae, debido a la emigración y/o a la reducción en las tasas de natalidad.

Los datos de los Indicadores de Desarrollo del Banco Mundial, calculados con información de la ONU, censos nacionales y estadísticas regionales, fueron publicados en julio de 2015 y muestran los países que más se redujeron en un año, de 2013 a 2014.

Puerto Rico (un estado libre asociado de EE.UU.) ocupa el primer lugar, con una disminución de 1,3% en ese período. Se cree que la gente continúa saliendo de la isla debido principalmente a la inestabilidad económica y el desempleo. Es notable que los otros 10 países que más se redujeron demográficamente durante ese período son miembros de la Unión Europea.

Estos son: Letonia (-1,1%), Lituania (-1%), Grecia (-0,6%), Portugal (-0,6%), Bulgaria (-0,5%), Serbia (-0,5%), España (-0,5%), Croacia (-0,4%) y Rumania (-0,5%).

Varios de estos países han estado experimentando inestabilidad económica y altas tasas de desempleo que podrían estar conduciendo a un creciente número de emigrantes.

España, por ejemplo, que experimentó una reducción de 0,5% de 2013 a 2014. Este es el equivalente de casi 215.000 habitantes.

Vale la pena notar que en este mismo período, Japón experimentó una pérdida de unas 200.000 personas, el equivalente proporcionalmente a una disminución de 0,2%.

Esto demuestra el impacto que la emigración está teniendo en el mundo.

Estados Unidos, el tercer país cuya población se está incrementando con más rapidez, tiene una tasa de natalidad notablemente baja, similar a la de Japón, y, sin embargo, recibe a más de un millón de inmigrantes al año. Todo esto, sin embargo, podría cambiar radicalmente en el próximo año.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?