| 6/13/2015 5:00:00 AM

El "arrebato infantil" del FMI en su desplante a Grecia

Se pararon y se fueron. Así fue el final de la última reunión entre representantes del Fondo Monetario Internacional (FMI) y las autoridades griegas en Bruselas, en miras a una solución para salvar al país europeo de la bancarrota.

;
BBC
El FMI anunció la noche del jueves que su delegación suspendió las negociaciones con las autoridades griegas y volvió a casa, abandonando Bruselas. Alegaron que el diálogo estaba congelado, sin progreso en temas esenciales.

No todos estuvieron de acuerdo con la forma de actuar del FMI.

"Es posiblemente un arrebato infantil", asegura Ashoka Mody, exdirector suplente de los departamentos de Investigación y Europa del FMI.

En conversación con el programa Today, de BBC Radio 4, Mody explicó que el FMI fue creado por la comunidad internacional para lidiar con dificultades de estabilidad financiera y "no puede simplemente pararse e irse de la conversación".

Troika equivocada


El movimiento de la delegación del FMI incluso sorprendió a los representantes de la Unión Europea, que buscan llegar a un acuerdo antes de que venza un nuevo pago de la deuda griega, a finales de mes.

"El problema real es que lo que la Troika está solicitando son malas medidas económicas (…) la base de la estrategia es errónea", asegura Mody, en referencia al grupo formado por la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Deja a Grecia con pocas opciones sensatas. A pesar de que muchos piensan que la posición negociadora de Grecia es generalmente poco razonable, si lo pones en contexto lo claro es que es la posición de la Troika la que demanda una austeridad extremadamente poco razonable en un minuto en que el país está enfrentando un ciclo de deflación. No tiene ningún sentido", asegura el economista.

Sin embargo, a todos los actores les interesa que, tarde o temprano, llegue una solución.

"Todos coincidimos en que Grecia necesita un rescate. Nadie lo cuestiona. El problema es que ha sido entregado de a gotas", explica el exrepresentante del FMI.

"Eso es malo tanto para el prestamista como para el deudor. Para el prestamista, porque al final igual tiene que proveer el rescate y para el deudor, porque nunca será capaz de salir del problema si la ayuda no llega cuando se necesita".

Con todo, Mody está optimista de que finalmente las partes volverán a sentarse a conversar.

"Al final habrá un acuerdo. Esto es un tipo de juego, poco común, es cierto, pero en algún punto tendrán que volver y llegar a acuerdo".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?