| 6/2/2012 11:00:00 AM

Rajoy pide crear autoridad fiscal en la zona euro

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, se manifestó a favor de que la zona euro cuente con una autoridad fiscal centralizada, que controle y armonice las cuentas públicas nacionales de los miembros de la unión monetaria.

En declaraciones en la localidad catalana de Sitges, Rajoy respaldó la creación de "una autoridad fiscal europea que pueda orientar la política fiscal en la zona euro, que armonice las políticas fiscales de los Estados miembros y que permita un control centralizado de las finanzas".

Esta autoridad, "además de ser la gestora de la deuda europea, ofrecerá un asidero para la confianza en el euro imprescindible en el momento actual", agregó el líder conservador.

Las declaraciones del mandatario se produjeron al final de una semana negra para España en los mercados, en un mes de turbulencias agudizadas por la crisis de su sector bancario y la nacionalización de la cuarta entidad financiera del país, Bankia.

En un discurso en un evento en Cataluña, Rajoy apoyó además la creación de una unión bancaria europea.

"Nos parece extraordinariamente acertada la reflexión del presidente de la Comisión Europea de integrar la supervisión bancaria, los fondos de garantías de depósitos y la creación de instrumentos para la capitalización directa de la banca europea", sostuvo.

Añadió que era importante estimular la liquidez mediante instrumentos adecuados que ayuden a rebajar los costes de financiación en los mercados, actualmente muy elevados para el Estado español.

El jefe del Gobierno afirmó que tiene fuertes razones para pensar que la zona euro resolvería dentro de poco sus problemas estructurales y dijo que España saldría pronto de la "tormenta" en la que se encuentra con el apoyo de sus socios del bloque.

"España saldrá de la tormenta con esfuerzos propios y con el apoyo de nuestros socios comunitarios (...) Si urgente es resolver la situación española, no lo es menos los del conjunto de la unión monetaria", expresó, agregando que la propia comunidad europea estaba en juego.

"España saldrá de la tormenta"

España no está "al borde del precipicio", que no va a "naufragar" y que "saldrá de la tormenta" con el apoyo de la Unión Europea (UE), dijo Mariano Rajoy.

"España saldrá de la tormenta con esfuerzos propios y con el apoyo de nuestros socios comunitarios", sentenció Rajoy en la clausura de la XXVIII edición de las jornadas económicas que organiza el Círculo de Economía en la localidad española de Sitges (Barcelona).

Rajoy, que reconoció que es "natural" que la gravedad de la crisis actual genere "temores", quiso hacer así un llamamiento a la "serenidad" en una semana en la que la prima de riesgo española ha vuelto a marcar récords.

España atraviesa una grave crisis económica, con un desempleo que afecta ya a 5.639.500 personas, uno de cada cuatro trabajadores.

"Vamos a salir, porque lo que está en juego no sólo es el futuro económico de España, sino la propia continuidad de la Unión Monetaria Europea", remarcó hoy Rajoy.

"España es un factor en esta situación, pero entre otros muchos. Ni es el único ni es el peor", añadió.

Si es "urgente" resolver la situación española, no lo es menos resolver los problemas del conjunto de la unión monetaria, "y esos, crean que tengo razones fundadas para afirmarlo, van a comenzar a resolverse en no mucho tiempo", garantizó.

El presidente del Ejecutivo admitió que las dificultades "son muy graves", pero quiso subrayar que España no está "en las vísperas del Apocalipsis".

Ante un auditorio formado por importantes empresarios, Rajoy pidió "tiempo suficiente" para que las reformas estructurales den sus frutos y Europa aporte la liquidez necesaria que permita reducir las actuales primas de riesgo y la credibilidad de la moneda.

Asimismo, manifestó que se ha de asegurar que el euro siga siendo la moneda única europea y que "se va a hacer todo lo necesario para que esto sea así".

"Esto es, en este justo instante, cuestión capital. Y esto es a lo que me estoy dedicando yo y no es fácil", dijo.

Tras reiterar el compromiso de España con las medidas de contención del déficit y las reformas estructurales necesarias para superar la crisis, advirtió de que también es importante hacer reformas estructurales en Europa.

Abogó, en ese sentido, por avanzar hacia la integración de los mercados nacionales, "todavía excesivamente segmentados".

Tras destacar que no es la primera vez que España atraviesa una crisis y que no será la primera vez que salga de ella, recordó que este país es la cuarta economía de la zona del euro.

"Lo que yo quiero dejar aquí hoy es un mensaje de serenidad, que no significa olvido ni descuido ni indiferencia. Tampoco tranquilidad. No pido a nadie que se despreocupe porque seguimos, de momento, en plena borrasca", dijo.

En un símil marinero, comparó la situación de España con la de "un barco castigado por una tormenta en alta mar y que se mueve mucho", lo que "alarma a los pasajeros", y concluyó que todos estos vaivenes significan que se navega en circunstancias "más difíciles de las habituales, pero nada más".

"No sé si va a desaparecer el ruido que nos está acompañando. Lo que puedo asegurarles es que en España no dejaremos de hacer lo que sea necesario (...) Éste es nuestro compromiso. Nuestra convicción es que España y la Unión Monetaria, con ruidos o sin ruidos acompañantes, saldrán de esta borrasca y dejarán la crisis a su espalda", dijo.

Reuters/EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?