Revista Dinero

Barack Obama, presidente de Estados Unidos.

| 11/16/2012 9:00:00 AM

¿Qué es el abismo fiscal, que tiene en jaque a EE.UU.?

En las últimas jornadas las bolsas se han visto arrastradas por lo que pueda suceder con la economía estadounidense. Dinero.com le trae un recuento sobre lo que éste representa y sus efectos en la economía mundial.

El abismo fiscal o “fiscal cliff” (por su nombre en inglés), no es más que la combinación de aumento de impuestos y reducción del gasto público.

Esto se generó porque durante la primera administración de Obama fueron acordados unos recortes del gasto que entraràn en vigencia a partir del primero de enero del próximo año.

El problema es que en esa misma fecha expirarán unos beneficios fiscales que venían de la era de George W. Bush. Lo cual hace que al sumar los recortes del gasto con el aumento de impuestos, aparezca la amenaza de un “abismo fiscal”, una situación sin precedentes que podría llegar a paralizar la economía de Estados Unidos.

Los ajustes del “abismo fiscal” están decretados y son automáticos. A menos de que se logre un acuerdo en el Congreso en la legislatura que termina el próximo 23 de diciembre, se prevé que la economía americana perdería unos US$600.000 millones tan solo el año entrante. Esto la llevaría de nuevo a la recesión, en momentos en que el mundo no termina de asimilar la caída de la economía europea.

La Ley de Control del Presupuesto requiere que se implementen recortes automáticos a partir del 2 de enero que sumarán reducciones al déficit por 1,2 billones de dólares a lo largo de 10 años, además en defensa se recortarán US$55.000 millones de algunos niveles de gasto discrecional en 2014. Eso se traduce a una reducción de al menos 10% en todos los programas, proyectos y actividades que no estén exentos explícitamente.

También se recortarán US$55.000 millones a rubros como la educación, inspecciones de alimentos y seguridad aérea. Los expertos en el presupuesto calculan que los recortes resultarán en reducciones de al menos el 8% en los programas, proyectos y actividades.

En cuanto a las exenciones a impuestos implementadas por Bush que vencerán el 31 de diciembre, se incrementarán las tasas de los impuestos a los ingresos hasta el 15, 28, 31 y 36% desde el 10, 15, 25, 28, 33 y 35%. También habrá un aumento del 15 al 20% en la tasa al patrimonio para la mayoría de los contribuyentes. Se reduce el crédito fiscal por hijos de US$1.000 a 500 por hijo, entre otros.

¿Qué más se viene?

Enmienda al Impuesto Mínimo Alterno (ATM): Expiró en 2012. Las exenciones al ingreso previstas en 2012 en el Impuesto Mínimo Alterno, y por las que los contribuyentes deberán presentar declaración el año próximo, se reduce a US$33.750 para individuos y a US$45.000 para matrimonios de US$50.600 y US$78.750 respectivamente en el caso de que la cantidad de la exención se haya ajustado conforme a la inflación.

Como resultado, más de 30 millones de personas se verán afectadas por el llamado impuesto “a la riqueza”, de los cuatro millones que hasta ahora resultaban afectados.

Condonación al impuesto sobre nómina: Expira. La tasa para la Seguridad Social sube de 4,2 a 6,2% para los primeros 110.100 dólares en salarios. En la práctica, quien gane US$50.000 pagará US$1.000 más en impuesto sobre nómina el año próximo.

Extensión de las prestaciones por desempleo: La extensión federal expira. Eso significa que los trabajadores que quedaron desempleados a partir del 1 de julio de 2012 sólo recibirán el equivalente a 26 semanas de salario en prestaciones estatales por desempleo, de las 99 semanas en prestaciones estatales y federales que estaban disponibles hasta hace poco.
Se calcula que para enero, más de dos millones de solicitantes perderán sus prestaciones.

Extensiones fiscales: Varias exenciones fiscales menores para individuos y negocios habrán expirado. Una propuesta de ley presentada por el Comité de Finanzas del Senado busca extender la mayoría de ellos, pero no ha sido aprobada por el Senado o la Cámara de Representantes.

Honorarios para médicos de Medicare: Expiran. Las tasas de pago por servicios médicos de Medicare caen en un 27%.

El alza de impuestos tendría un valor de US$532.000 millones, y la disminución del gasto sería de US$136.000 millones, con lo que no se espera un gran crecimiento de la potencia económica. Estos efectos se extenderían a Colombia, como socio comercial de EE.UU.

Y es que una nueva contracción de la economía estadounidense podría reducir la demanda de los productos que Colombia exporta a dicho país, incidiendo negativamente sobre el crecimiento de la economía local.

”De otro lado la expectativa de otro bajón de la economía estadounidense, aumentaría considerablemente la incertidumbre en los mercados de capitales, aumentando muy posiblemente la demanda de bonos del tesoro americano o treasuries. Esto disminuiría el interés por la inversión en países de economías emergentes como el nuestro, que son vistos desde afuera, como lugares un tanto más riesgosos para la inversión”, afirma Julián Buitrago Pinto, analista económico.

Es así como tocará esperar a los acuerdos que llegue el Congreso norteamericano, para saber los reales efectos de si Estados Unidos cae o no en su propio abismo.


                                                               
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×