| 10/16/2009 10:30:00 AM

Producción industrial en EE.UU., más de lo esperado en septiembre

La producción de las fábricas, minas y compañías de electricidad de Estados Unidos subió en septiembre por tercer mes consecutivo, un indicio positivo para el enfermo sector industrial.

El aumento estuvo encabezado por el sector del automóvil y repuestos, debido en gran parte al programa de subvenciones gubernamentales Dinero por Autos Viejos. Empero, el sector siderúrgico y otros también lograron avances.

"Gracias al programa Dinero por Autos Viejos, la reposición de inventarios y las exportaciones, las fábricas estadounidenses se han recuperado", dijo la economista Jennifer Lee, de la firma BMO Capital Markets, en una nota enviada a sus clientes.

La Reserva Federal dijo el viernes que la producción industrial aumentó un 0,7% el mes pasado, frente a un 0,2% pronosticado por Wall Street, según un sondeo de la firma Thomson Reuters.

La producción de agosto aumentó un 1,2% frente al 0,8% anunciado hace unas semanas.

La producción industrial ganó terreno a un ritmo anual del 5,2% en el tercer trimestre, anunció la Reserva Federal, el mayor salto trimestral desde los primeros tres meses de 2005. Fue además el primer aumento trimestral desde principios de 2008.

La producción fabril, la mayor de la producción industrial, aumentó por tercer mes consecutivo, ganando un 0,9%. Gran parte de la mejora fue alimentada por el sector automovilístico, que creció un 8,1%.

Empero, el repunte del sector automovilístico no fue el punto más brillante de la incipiente recuperación. Con la exclusión de los vehículos de motor, la producción fabril aumentó un 0,5%.

La producción siderúrgica y de otros metales aumentó un 3,4%, mientras el sector de los computadores y productos electrónicos, junto con el de la industria aerospacial, ganaron un terreno considerable.

 

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?