| 8/1/2011 8:00:00 AM

Principales puntos del acuerdo para elevar el techo de la deuda en EE.UU.

El Congreso avanza con rapidez en torno a un acuerdo para evitar una mora de pagos federal con una legislación que combina un incremento récord en el tope de endeudamiento con una promesa de recortar el gasto público en más de US$2 billones.

Tras un fin de semana de tensas negociaciones, el presidente Barack Obama y los líderes del Congreso anunciaron el acuerdo el domingo por la noche, lo cual alentó de inmediato a los mercados financieros en Asia. También fue un alivio para el gobierno y el Congreso, que han estado enfrascados en meses de conflictos partidistas y la amenaza de que una mora pueda provocar una nueva recesión económica.

David Plouffe, un alto asesor de Obama, dijo que el acuerdo merece ser aprobado por la Cámara de Representantes y el Senado, aún cuando nadie logró todo lo que quería y a pesar de la batalla política prolongada que obligó a una nación nerviosa a soportar el "circo" en Washington.

Fue palpable el sentido de alivio a través del mundo, en una jornada en que las acciones asiáticas vivieron una de sus mejores sesiones en semanas. El avance continuó en Europa, mientras que Wall Street se alistaba para una apertura sólida. Tanto el índice Dow Jones como el índice más amplio S&P subían 1,2%.
El plan, que debe ser votado en ambas cámaras del Congreso, fue considerado por la Casa Blanca "un triunfo para la economía y la disciplina presupuestaria", y no está desprovisto de elementos polémicos, como el primer gran recorte al presupuesto de Defensa desde los años 90.

A continuación se detallan los elementos principales del plan:
      
1) Elevación del techo de la deuda:
- El presidente autoriza al Congreso a elevar el techo de la deuda por un valor mínimo de 2,1 billones de dólares.
      
Esto garantiza que el límite no deberá alzarse de nuevo hasta 2013, para evitar nuevas luchas bipartidistas en el tramo final de la campaña electoral y no perjudicar la recuperación económica.
      
2) Reducción del déficit en al menos 2,5 billones de dólares durante los próximos 10 años.

- El acuerdo impone inmediatamente un recorte del déficit por valor de 1 billón de dólares, basado en varios ejes:
      
- El ahorro de más de 900.000 millones de dólares a lo largo de una década en gastos domésticos no imprescindibles. Esto reducirá el gasto doméstico anual al nivel más bajo desde la presidencia de Dwight Eisenhower (1953-1961).
      
- Un recorte de 350.000 millones de dólares al presupuesto base de Defensa, que supone el primer golpe a las arcas del Pentágono desde los años 90 y que se implementará de acuerdo con una revisión de las misiones de Estados Unidos.
      
- Un nuevo comité bipartidista en el Congreso se encargará de presentar antes de noviembre un plan que reduzca el déficit en 1,5 billones adicionales.

- El Congreso deberá votarlos antes del 23 de diciembre de 2011.

- El acuerdo incluye un mecanismo para asegurar que antes de 2013 se consigue al menos una reducción del déficit de 1,2 billones
de dólares.

- Esa cláusula contempla un recorte dividido entre programas civiles y de defensa y no afectará a la Seguridad Social.
      
- Además, incentiva las negociaciones en el comité bipartidista para encontrar nuevos medios para reducir el gasto y actualizar el plan. De no tomar ninguna acción, el mecanismo agregará automáticamente otros 500.000 millones en recortes al presupuesto de Defensa, y recortará programas de infraestructura y educación, entre otros.
      
- El mecanismo entra en vigor el 1 de enero de 2013, el mismo día que caducan los recortes de impuestos a los altos ingresos que aprobó George W. Bush y que Obama extendió el pasado
diciembre.

En caso de que el presidente considere que el plan no es equilibrado, decidirá no extender esos recortes de impuestos y sumará así alrededor de 1 billones de dólares a la reducción del
déficit, según la Casa Blanca.
      
3) Reforma fiscal
- En la segunda fase de la reducción del déficit, el comité bipartidista considerará poner en marcha una reforma fiscal para poder aumentar los impuestos, algo que rechazan los republicanos, al tiempo que considera cambios a programas sociales, a lo que se oponen los demócratas. 

AP y EFE
    
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?