| 2/25/2010 7:00:00 AM

Presidente de Toyota expresa profundo arrepentimiento

el directivo expresó su profundo arrepentimiento por las fallas mecánicas que ocasionaron muertes de conductores y que obligaron a su empresa a retirar millones de vehículos del mercado.

Sin embargo, Akio Toyoda rechazó las denuncias de algunos expertos de que el problema radica en la palanca electrónica de los automóviles. "Lamento profundamente cualquier accidente que se haya podido producir por vehículos Toyota", declaró Toyoda, quien es nieto del fundador de la empresa, la mayor automotriz a nivel mundial.


Ante una multitud de cámaras Toyoda, de traje oscuro, fue interpelado por la Comisión de Supervisión y Reformas de la Cámara de Representantes. Al comenzar, alzó la mano derecha y juró decir la verdad. El presidente de la comisión, Edolphus Towns, le saludó y agradeció por aceptar ser interrogado por los legisladores. "Estamos muy impresionados con ello, pues demuestra su compromiso con la seguridad", dijo Towns.


Toyoda aseguró que su empresa modificará su política de quejas del consumidor y que prestará más atención a la opinión de conductores y de expertos cuando tenga que tomar una decisión sobre la retirada del mercado de vehículos. Gerentes de Toyota manejarán vehículos que estén siendo evaluados para experimentar personalmente cualquier problema, expresó.


Dijo que las prioridades de la compañía "fueron confundidas" en su vertiginoso afán por crecer económicamente, a costa de la seguridad de los conductores. Toyoda dijo que estaba "totalmente confiado" en que el sistema electrónico de los vehículos no era el problema y reiteró la posición de la compañía de que las aceleraciones súbitas se debieron a pedales atascados o a alfombras mal colocadas. Anteriormente Towns había dicho que la Administración Nacional de Seguridad en el Tránsito en Autopistas (NHTSA, por sus siglas en inglés) no estudió debidamente miles de quejas que se remontan a una década sobre la súbita aceleración de los vehículos Toyota. La NTSA forma parte del Departamento de Transporte.


Esa entidad "falló a los contribuyentes y Toyota falló a sus clientes", declaró Towns.
Toyoda, de 53 años, se disculpó por los problemas y reconoció que la mayor empresa automovilística del mundo creció con demasiada rapidez.


"Perseguimos el crecimiento por encima de la velocidad con la que pudimos desarrollar nuestra gente y nuestra organización", dijo Toyoda. "Lamento que ello ocasionara problemas de seguridad descritos en la retirada que encaramos hoy y lamento profundamente por los accidente que experimentaron los conductores de Toyota", agregó.


Pese a las repetidas disculpas de Toyota, los legisladores de ambos partidos se mostraron renuentes a creer que la empresa o los reguladores federales han adoptado medidas suficientes para proteger a los conductores. Towns preguntó al secretario del Transporte Ray LaHood, en nombre de todos los propietarios y conductores de Toyota: "¿Es seguro conducir esos vehículos?".


"Hemos inscrito todos los Toyotas sometidos a retirada" en la lista de internet del Departamento del Transporte, dijo LaHood. Agregó que los vehículos en la lista de retirados aparecidas en la página de internet de su departamento, www.dot.gov, "no son seguros".

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?