| 11/15/2013 6:00:00 PM

No moverán las tasas

El presidente Nicolás Maduro descartó modificaciones en la tasa de cambio y aseguró que el país cuenta con suficientes divisas para funcionar, en momentos de aguda escasez de productos básicos.

El mandatario además excluyó de tajo la posibilidad de un aplazamiento de las venideras elecciones de alcaldes previstas para el 8 de diciembre y anticipó que cuando reciba poderes especiales de la Asamblea Nacional, la próxima semana, emitirá medidas "arrasadoras" contra la corrupción, aunque no dio detalles. En una conferencia de prensa en la casa de gobierno Maduro ratificó que se apresta a emitir una tabla que fije los márgenes de ganancias comerciales con un máximo de 30%.

"En Venezuela no está previsto corregir ningún diferencial cambiario, aquí lo que está previsto es fortalecer nuestra moneda", dijo Maduro en su segunda conferencia como presidente, cargo que asumió en abril. "Venezuela tiene las divisas suficientes para funcionar año 2014, 15, 16, vamos a fortalecer nuestra moneda", destacó el presidente en su extensa intervención de casi tres horas, aunque aún sin superar a su predecesor, Hugo Chávez, quien podía extenderse por cinco o más.

En Venezuela rige un control de cambio de divisas desde 2003 y en febrero el entonces gobierno del presidente Chávez anunció una devaluación del bolívar de 46,5%. Fue la primera desde 2010 y ajustó el precio de la moneda venezolana a 6,30 unidades por dólar desde 4,30.

El profesor de economía de la Universidad Católica Andrés Bello, en Caracas, Ronald Balza dijo que "si el presidente dice que no se va a reducir el diferencial cambiario yo entiendo dos cosas: va a tratar de no devaluar, cosa que es imposible, va a tener que devaluar. Y no va hacer nada por tratar reducir la expansión monetaria lo que significa que cosas como las que hemos vivido en estos días no se van a corregir".

Aunque "el hecho que reconozcan el diferencial cambiario ya es un adelanto, ahora lo que tienen que reconocer es la causa, porque uno puede ordenar que se vacíe un anaquel, pero no es igual ordenar que se vuelvan a llenar", añadió Balza en entrevista telefónica con The Associated Press.

La semana pasada Maduro llamó a la población a vaciar los anaqueles de los comercios y se produjeron brotes de desórdenes en algunos puntos, pero luego llamó a la calma y desde entonces las autoridades han recorrido comercios y forzando a la venta con descuentos productos como electrodomésticos y ropa, entre otros.

En el gobierno también "vamos a tomar normas muy estrictas para evitar la fuga de capitales", aseguró el presidente, quien estuvo acompañado por el vicepresidente ejecutivo Jorge Arreaza y el vicepresidente para el área económica Rafael Ramírez, mientras el resto de su gabinete y su esposa y directiva del partido oficialista Cilia Flores estaban sentados al frente del mandatario a un lado de los reporteros.

Maduro, quien citó frases de Chávez sin cesar, indicó que tenían informes de que la oposición buscaba generar inestabilidad en el país y con ello lograr que el gobierno declarara un estado de emergencia y suspendiera los comicios de diciembre. "Así sea con una vela, a pie, nosotros vamos a elecciones el 8 de diciembre, llueva, truene o relampaguee", destacó el mandatario que reiteradamente acusa a Estados Unidos y a la oposición de planes para desestabilizar al gobierno.

La Asamblea Nacional, dominada por el oficialismo, aprobó la víspera en la primera de las dos votaciones requeridas una "ley habilitante" que le otorga por 12 meses al mandatario la facultad de emitir decretos con fuerza de ley. La segunda votación está prevista para el martes y debido al control de la bancada gubernamental su aprobación se da como un hecho.

Con esos poderes, además de medidas económicas, dijo Maduro, "estoy preparando un plan arrasador, ese si va a ser arrasador contra la corrupción, contra los corruptos".


Ap/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?