| 11/2/2016 12:38:00 AM

El peso se deprecia por la incertidumbre sobre las elecciones EE.UU.

Un sentimiento de aversión al riesgo prevaleció en la jornada de hoy en los mercados financieros internacionales, motivado por la incertidumbre sobre el resultado de las elecciones presidenciales del próximo martes en los Estados Unidos.

La incertidumbre sobre el resultado electoral crece a medida que la ventaja que tiene la candidata demócrata, Hillary Clinton, sobre su contendor republicano, Donald Trump, se estrecha cada vez más, como efecto de la reapertura de la investigación por la utilización que hizo ella de un servidor privado para enviar mensajes electrónicos oficiales, cuando era Secretaria de Estado en la primera administración del presidente Barack Obama.

El temor de los inversionistas es que una victoria del candidato republicano afecte de manera adversa la actividad económica en los Estados Unidos, el comercio internacional, el crecimiento mundial y la estabilidad financiera global, por las propuestas que ha hecho de revisar algunos tratados comerciales, deshacer otros, retirar al país de la OMC, imponer aranceles elevados a las importaciones provenientes de China (45%) y México (35%) y reducir los impuestos.

 Como efecto de la precaución por una eventual victoria del candidato republicano, Donald Trump, las preferencias de los inversionistas se inclinaron hacia los activos más seguros, como el oro y la deuda pública de bajo riesgo soberano de los países avanzados –como Estados Unidos, Japón, Alemania y el Reino Unido–, que se valorizaron por la mayor demanda.

Lea también: Por qué Trump va a ganar las elecciones en EE.UU contra todo pronóstico

En contraste, los activos menos seguros, como las acciones, se desvalorizaron por una menor demanda, en razón de la cual los índices de las principales bolsas sufrieron descensos alrededor del mundo, que los llevaron a niveles mínimos desde julio, incluidos los de muchas de los mercados emergentes.

 La inquietud sobre el resultado electoral en los Estados Unidos debilitó el USD frente las divisas de otros países avanzados, como el CHF y el JPY, al tiempo que contribuyó a depreciar muchas de las de las economías emergentes.

 De manera paralela, el precio del petróleo disminuyó como efecto de un incremento de 3,1% en los inventarios de crudo de los Estados Unidos la semana pasada. El precio del Brent (US$46,72 por barril) se redujo 3% diario.

 La mayor aversión global al riesgo, que llevó a los inversionistas a refugiarse en activos seguros, junto con el menor precio del petróleo, contribuyeron a debilitar el peso. De este modo, el dólar se negoció en promedio a $3.070,63 en el mercado interbancario colombiano, lo cual representó una depreciación diaria de 1,4% (o $43,75) de la moneda nacional.

Lea también: Las consecuencias para América Latina de un triunfo de Clinton o Trump

 Como habían predicho los operadores de los mercados, la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) no modificó su meta de tasa de interés sobre los fondos federales –que mantuvo entre 0,25% y 0,50%– en el Comité de Operaciones de Mercado Abierto (FOMC) de noviembre, que terminó hoy. Sin embargo, en el comunicado de prensa advirtió que la posibilidad incrementarla se ha fortalecido, pero que antes de hacerlo esperará mayor evidencia de progreso hacia el logro de sus objetivos de pleno empleo con estabilidad de precios.

 Los inversionistas esperan que el incremento tenga lugar en el FOMC del 13 y 14 de diciembre, si los datos de actividad económica, empleo e inflación en los Estados Unidos siguen mejorando.

 Se prevé que prevalezca una alta volatilidad en los mercados financieros internacionales el resto de la semana, por la incertidumbre sobre el resultado de las elecciones presidenciales en los Estados Unidos el 8 de noviembre.

 En caso de ganar la candidata demócrata Hillary Clinton, es muy probable un repunte de las bolsas, una desvalorización de la deuda pública de bajo riesgo soberano y del oro, un fortalecimiento del dólar frente a las divisas de otros países avanzados, junto con una apreciación de las monedas y una valorización de los activos de las economías  emergentes, incluida su deuda soberana.

 Por el contrario, una victoria de su contendiente republicano Donald Trump generaría un desplome de los mercados financieros internacionales.

Lea también: Se acerca la hora de la verdad entre Hillary y Trump

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?