| 11/18/2013 11:14:00 AM

Shutdown le sigue costando a EE.UU.

Inversores extranjeros se deshicieron de activos estadounidenses de corto plazo en septiembre debido al ‘Shutdown’.

La batalla presupuestaria en Washington generó preocupaciones por un posible cese del pagos de deuda y los inversionistas sacaron de ese país recursos por US$106.800 millones en septiembre.

Sin embargo, la demanda exterior por valores a más largo plazo subió.

Incluyendo activos de corto plazo como letras, los extranjeros vendieron US$106.800 millones de activos estadounidenses en septiembre, el mayor declive desde febrero del 2009.

En tanto, la salida de capital neto un mes antes, en agosto, fue revisada a US$13.800 millones desde los US$2.900 millones  informados previamente.

La disputa presupuestaria de septiembre forzó a una paralización parcial del Gobierno que duró los primeros 16 días de octubre. Eso afectó el estatus de refugio de las letras del Tesoro de Estados Unidos y elevó con fuerza los rendimientos de notas que vencían a fines de ese mes.

El Congreso elevó el techo de endeudamiento del país un día antes de que el Tesoro dijera que se habría quedado sin dinero para pagar algunas obligaciones.

En septiembre, los inversores aumentaron sus tenencias de valores estadounidenses a más largo plazo en US$25.500 millones , después de que registraran una baja revisada de US$9.800 millones en agosto.

La tenencia de bonos del Tesoro subió en US$27.800 millones, con lo que más que revirtió el declive de US$10.800 millones de dólares de agosto.

En septiembre y octubre, los inversores consideraban que una cesación de pagos total de Estados Unidos era improbable y se refugiaron en bonos del Tesoro a más largo plazo.

China, el mayor acreedor extranjero de Estados Unidos, registró un aumento de sus tenencias de deuda estadounidense a máximos niveles en cuatro meses.

Reuters/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?