| 10/17/2015 5:00:00 AM

Por qué despierta tanta oposición en Europa el TTIP, el acuerdo que creará el mayor mercado del mundo

¿Qué hizo que más de 100.000 berlineses salieran a las calles a protestar este fin de semana en la capital alemana?

;
BBC
La cuatro letras que desatan su furia, TTIP, identifican a un acuerdo económico en ciernes que abriría nuevos canales comerciales entre la Unión Europea y Estados Unidos. Lo que a primera vista no parece muy amenazante, dado que el TTIP (Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversión, por sus siglas en inglés) se trata de una propuesta de unión comercial entre dos bloques de países desarrollados que comparten muchas características políticas y culturales.

Y en donde no, se dan las abismales diferencias de ingresos entre países miembros que han hecho que otros tratados como el de América del Norte (TLCAN), o el más reciente Acuerdo Transpacífico (TPP), sean criticados como poco más que plataformas para que las naciones más ricas puedan establecer maquiladoras en las naciones más pobres de esas alianzas.

No obstante, el propuesto TTIP -actualmente en negociación- ha desatado multitudinarias protestas en Alemania y en el resto de Europa. La de Berlín el sábado congregó a 250.000 personas, según los organizadores, y 100.000 según la policía. En cualquier caso fue una de las manifestaciones más grandes que se recuerden contra un tratado comercial.

Detalles

Para los opositores al tratado, que crearía el mayor bloque comercial del mundo, el diablo está en los detalles. Específicamente en los acuerdos de armonización de normas regulatorias en temas como el ambiental o el laboral.

Lo que temen muchos activistas es que la asociación con Estados Unidos vaya a socavar las estrictas normas europeas en estas materias. Y que el TTIP vaya a ser una especie de caballo de Troya mediante el cual lo que ellos consideran "capitalismo salvaje" estadounidense vaya a tomarse el modelo más estatista e intervencionista de Europa occidental.

Normas polémicas

La European Citizens Initiative (Iniciativa Ciudadana Europea) se describe a sí misma como una agrupación de más de 500 ONG del Viejo Continente coordinadas en su oposición al tratado en discusión. Su sitio web (www.stop-ttip.org) expone sus principales críticas al propuesto tratado.

Una de ellas tiene que ver con el sistema de resolución de disputas entre los inversionistas y los Estados.
La norma permitiría a empresarios de Estados Unidos y Canadá a demandar por daños y perjuicios si creen que han sufrido pérdidas debido a leyes de la Unión Europea o de Estados miembros de la Unión Europea.

"Esto también puede afectar leyes que se expidieron en el interés del bien común, tal como las de la protección ambiental y del consumidor", dice el sitio web del grupo activista.

Una herramienta de protección

Una opinión que, por supuesto, no es compartida por muchos empresarios que ven en este sistema de resolución de disputas un mecanismo para garantizar la seguridad jurídica de sus inversiones. Las naciones industrializadas concibieron este tipo de convenio en los años 60 como una manera de proteger las inversiones de sus compañías contra riesgos como las nacionalizaciones en los países extranjeros en los que operaban.

"Quienes apoyan la herramienta alegan que es un foro imparcial y justo para arbitrar disputas entre los inversores y los Estados y, de ser apropiado, para decidir el monto de la compensación que deben recibir los inversores", asegura el analista económico de la BBC Michael Robinson.

Armonización

Los opositores al TTIP en Europa también aseguran que el medio ambiente del continente sufriría si se aprueba el tratado. Por ejemplo, aseguran, el tratado daría pie para una mayor actividad de exploración petrolera usando los métodos de fracking que la Unión Europea ha resistido hasta el momento por los riesgos ambientales que se le atribuyen.

Aunque un eventual tratado tendría que ser ratificado por los parlamentos nacionales, hasta el momento ha sido discutido en privado, precisamente en un momento en que la confianza pública por las instituciones europeas parece estar tocando fondo.

Por lo que no resulta extraño que los miles de activistas en Berlín y otras capitales europeas estimen que esta es una causa por la que vale la pena protestar.

Mercado expandido

Como ocurre frecuentemente con los tratados de libre comercio, las críticas se ven contrapuestas a las expectativas de grandes logros económicos y de generación de empleo si el acuerdo se aprueba.

La Comisión Europea ha estimado que el TTIP podría aumentar el tamaño de la economía de la UE en US$130.000 millones. Si, como se espera, las negociaciones concluyen el año entrante y el acuerdo se materializa, sería el mayor acuerdo comercial en la historia.

(BBC Mundo)
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?