| 7/1/1993 12:00:00 AM

Plato gaseoso del día

SE APRESTAN a salir a concurso y licitación internacional por parte de Ecopetrol las construcciones de dos nuevos grandes gasoductos en el país. Con ellos, son tres los que completan el menú actual de inversión en el campo minero. Participan con sus propuestas 12 firmas (9 extranjeras y 3 colombianas) para construir el gasoducto Ballenas-Barranca de 575 kilómetros que llevará el gas de Chuchupa a 31 ciudades del interior.

En 1995 deberá transportar 35 millones de pies cúbicos diarios de gas y cuando se acaben las reservas de la Costa transportará el gas de Cusiana hacia allá. En las vueltas que da la vida, una de las firmas proponentes es Odinsa S.A., consorcio de 50 firmas de ingeniería colombiana. Su presidente es Carlos Rociado Noriega, el exministro de Minas, el mismo que hace tres años se opuso a ese proyecto porque se quería dejar sin gas a la Costa.

En breve sale a concurso el gasoducto Mariquita-Cali con 310 kilómetros de extensión. Pasará por Pereira, Manizales, Cartago y tendrá un ramal a Armenia para abastecer al Viejo Caldas.

Surtirá de gas a 30 municipios del occidente y centro colombiano. Luego viene la licitación del gasoducto La Belleza-Bogotá. La Belleza es un punto intermedio entre Boyacá y Santander, por donde pasa el oleoducto central de los Llanos. Tiene 140 kilómetros. Traerá inicialmente el gas de Chuchupa, desde Barranca, y en el futuro el gas de Cusiana.

Los tres gasoductos van a ser otorgados para construcción y operación por el nuevo sistema llamado internacionalmente BMOT, según el cual por una especie de concesión la firma privada constructora puede operar el gasoducto y lo arrendará por convenio de 15 años a Ecopetrol que pagará un canon al empresario, use o no los tubos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?