| 7/31/2013 10:00:00 AM

Piratería hasta de carros

La policía española desmanteló dos talleres clandestinos que transformaban carros de gama media en falsos Ferraris o Aston Martin que eran vendidos por Internet.

Ocho personas, encargadas de la transformación y de la comercialización de estos vehículos, fueron detenidas, cinco en Valencia, en el este de España, y tres en Madrid.

Los falsificadores trabajaban en dos talleres en la región de Valencia, en las localidades de Algemesi y Albalat dels Sorells, indicó la policía en un comunicado.

En total se intervinieron 19 vehículos falsos, 17 Ferrari y dos Aston Martin.

En los talleres, los miembros de la organización "confeccionaban las piezas en fibra de vidrio para transformar los coches", explica el comunicado.

Disponían también de una tienda en la que, por encargo, "les elaboraban los logos y signos distintivos de citadas marcas para culminar el proceso de falsificación".

Los vehículos se ofertaban a través de internet por un precio que "rondaba los 40.000 euros, frente a los más de 200.000 que puede costar uno auténtico", añade la policía.

"La apariencia final de los vehículos supuestamente de lujo, tanto el diseño externo, interno e incluso detalles del motor, simulaba casi a la perfección los acabados de las legítimas marcas", señala el comunicado, precisando que "los clientes eran conscientes de que su adquisición era una falsificación".

La policía inició la investigación a raíz de una denuncia del representante de Ferrari en España, que detectó la venta de un vehículo falso a través de internet. Ahora, los investigadores tratan de identificar "la procedencia de los vehículos utilizados como materia prima", comprobando la validez de sus papeles.


Afp/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?