| 9/14/2010 5:10:00 AM

PIB de Venezuela decrecerá 4,7% este año

Cuatro expertos hacen sus pronósticos para Dinero.com sobre las principales variables económicas de Venezuela. La producción se contraerá 4,7% este año y 0,5% en 2011. La inflación llegaría a 34% y el desempleo a 4,6% en diciembre.

Qué pasará en Venezuela este año. Cuatro economistas especializados en esta economía vaticinan que 2010 terminará con una caída del PIB de 4,7%, con una inflación de 33,8% y una tasa de cambio a fin de diciembre de 3,7 bolívares por dólar.  

Estos datos son más pesimistas que muchos de los que se encuentran en el mercado.

El Fondo Monetario Internacional, por ejemplo, prevé una contracción del PIB de apenas 2,6% este año. La diferencia está en que para los economistas consultados por Dinero.com, las condiciones del país son más serias de lo que el organismo internacional observa.  

 

“La verdad es que la economía está quedando fuera de control”, dice Walter Molano de BCP Securities. Destaca que la producción ya mostró una caída de 5,8% en el primer trimestre del año y espera que con los cortes de energía y la caída en la producción manufacturera el dato se repita en el segundo trimestre. Con eso, Venezuela ya es la economía con el peor desempeño de todos los países emergentes.  

 

La debilidad de esa nación se hace más evidente cuando se observan las cifras de la balanza de pagos. “La cuenta de capital mostró una salida de US$11.500 millones en el primer trimestre, lo que resultó en una baja de más de US$6.000 millones en las reservas internacionales”, dice Walter Molano.  

 

Carmen Noguera, economista del Banco Mercantil de Venezuela es menos pesimista. Considera que el PIB caerá 3,6% en el año. Esto por cuatro razones fundamentales. La primera, estima que el ajuste al alza en el tipo de cambio oficial a comienzos del año, afectó considerablemente la importación de bienes terminados y de insumos y que generará restricciones en la oferta nacional. 

 

El Gobierno introdujo una doble paridad oficial de 2,6 y 4,3 bolívares por dólar, lo que significó una devaluación de un 20% y un 100%, respectivamente frente a la antigua cotización única de 2,15 bolívares/dólar.  

 

En segundo término, opina que el racionamiento eléctrico y los planes de ahorro de energía que se mantuvieron hasta comienzos de agosto generaron efectos negativos sobre la productividad. “Especialmente en actividades que tienen procesos de producción denominados de producción en caliente, es decir, en los que su interrupción supone pérdidas temporales y de materiales”, afirma.  

 

También cree que el crecimiento se verá afectado por la suspensión temporal del mercado de permuta y finalmente por el nuevo mecanismo de transacciones de títulos denominados en moneda extranjera para la obtención de divisas.  

 

El asunto de la inflación  

Los cuatro economistas consultados dijeron que en diciembre la inflación podría llegar a 34%. Esto tendría un efecto muy serio sobre el consumo del país. No obstante el gobierno insiste en que la inflación a final del año no superará el 30%. El presidente del Instituto Nacional de Estadística (INE) de Venezuela, Elías Eljuri, llamó "profetas del desastre" a quienes calculan que será de hasta un 45%.  

 

"A pesar de los pronósticos de los profetas del desastre, que dicen que la inflación en Venezuela se ubicará entre 40 y 45% (...), la misma pudiera situarse por debajo de 30% con tendencia a la baja", dijo en una declaración a un canal de televisión local.

Eljuri destacó que en los once años de gestión del presidente Hugo Chávez el INE registra una inflación acumulada de 733%, lo que contrastó con el 8.104% que dijo acumuló la tasa en los once años anteriores a 1998.  

 

Con todo, los analistas se preocupan por el efecto que tendrá la devaluación sobre la inflación, en tanto que el Gobierno atribuye buena parte de los repuntes de precios a las acciones de especulación y acaparamiento del sector privado.  

 

El problema fiscal  

Los economistas consultados por Dinero.com estiman que el déficit fiscal cerrará 2010 con 3,6% del PIB.  

 

La condición del Tesoro venezolano es fuerte. Tiene la responsabilidad solitaria de impulsar el crecimiento económico con gasto público, porque tanto el consumo como la inversión privadas se han reducido de manera importante.  

 

En esta tarea tiene el inconveniente de la reducción en los recaudos de impuestos por la desaceleración de la economía, pero la ventaja de unos precios del petróleo sostenidos en niveles buenos.  

 

Para Alejandro Grisanti de Barclay’s Capital, en materia fiscal se deberían considerar dos temas clave: la transparencia y el crecimiento de la deuda. “El mercado percibe con gran escepticismo la situación del gobierno ante la falta de transparencia que dificulta saber cuales son las disponibilidades reales de recursos y cuales son los flujos esperados. En este sentido, de cara a mejorar la percepción de riesgo sobre el sector publico, y el país en general, sería fundamental mejorar la transparencia de las cuentas fiscales, mostrando sus diferentes flujos y fondos y permitiendo que dentro de la división de poderes los órganos encargados puedan auditarlos y controlarlos”, señaló.

Frente a la deuda Alejandro Grisanti manifestó su preocupación por su crecimiento acelerado. En 2009 aumentó cerca de 35% y 4,5 puntos en términos del PIB. “Este crecimiento ha estado determinado por el uso de las emisiones de deuda, como herramienta de política cambiaria para ofrecer títulos canjeables por divisas al sector privado, más que por las necesidades reales de financiamiento del sector publico. Por lo tanto, seria importante corregir los desajustes en materia cambiara con una flexibilización de los mecanismos de acceso a divisas y una reducción de la emisión de nueva deuda, exclusivamente para cubrir las necesidades de financiamiento. De esta forma el país podría reducir el costo de su financiamiento y fortalecer la sostenibilidad de su deuda”, concluyó.

 

VZUELA
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?