| 2/12/2012 5:00:00 PM

Parlamento de Grecia sopesa austeridad en medio de caos

Cines históricos, cafés y tiendas fueron consumidas por las llamas en el centro de Atenas el domingo cuando manifestantes que usaban máscaras negras combatieron contra la policía fuera del Parlamento, mientras los legisladores dentro del edificio se preparaban para respaldar un nuevo acuerdo de austeridad.

Mientras el Parlamento se preparaba para votar sobre un nuevo rescate de 130.000 millones de euros para salvar a Grecia de una cesación de pagos desordenada, un fotógrafo de Reuters vio los edificios envueltos en llamas y enormes columnas de humo elevándose al cielo en la noche.

El aire en la Plaza Syntagma fuera del Parlamento estaba enrarecido con gas lacrimógeno disparado por la policía antidisturbios durante sus combates con jóvenes que destruían barandillas de mármol y lanzaban piedras y bombas mólotov. Las autoridades advirtieron que los griegos enfrentarán sacrificios "inimaginablemente más duros" si el Parlamento rechaza el paquete al votar más tarde. Este exige profundos recortes de salarios, de pensiones y de empleos.

Manifestantes lanzaron bombas caseras con latas de gasolina ante el avance de la policía antidisturbios al otro lado de la plaza, que utilizaban gases lacrimógenos y granadas aturdidoras. Dentro del Parlamento podían oírse fuertes estruendos.

"El gas lacrimógeno ha llegado a la cámara del Parlamento", dijo el diputado de izquierda Panagiotis Lafazanis.

Tras varias jornadas de amenazas y desacuerdos políticos, el Parlamento comenzó a debatir la legislación que establece 3.300 millones de euros (4.400 millones de dólares) en recortes de sueldos, pensiones y despidos para asegurar los fondos que Grecia necesita para evitar la bancarrota el mes próximo.

El ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos, dijo al Parlamento que Grecia no tiene una salida fácil y que la alternativa al rescate internacional -la bancarrota y la salida de la zona euro- sería mucho peor para los griegos. "La decisión no es entre sacrificio y nada de sacrificios en absoluto, sino entre sacrificios y otros inimaginablemente más duros", dijo en un acalorado debate que se espera se extienda hasta bien entrada la noche.

Un pequeño partido ya se ha retirado de la coalición del primer ministro Lucas Papademos en protesta por los términos del paquete de rescate. Un número de autoridades de los dos mayores partidos de Gobierno, el socialista PASOK y el conservador Nueva Democracia, también han amenazado con rebelión, pero sus números no parecieron ser suficientes para hundir el proyecto de ley.

Grecia necesita los fondos internacionales antes del 20 de marzo para cumplir con repagos de deuda por 14.500 millones de euros o sufrir una cesación de pagos caótica que podría afectar a toda la zona euro.

"LOS GRIEGOS SE HAN ALZADO"
Pero muchos griegos creen que sus estándares de vida ya están colapsando y que las nuevas medidas, que incluyen un 22 por ciento de recorte en el sueldo mínimo, profundizarán sus tormentos. "¡Ya basta!", dijo Manolis Glezos de 89 años, uno de los izquierdistas más famosos de Grecia. "No tienen idea lo que significa un alzamiento del pueblo griego. Y los griegos, independientemente de sus ideologías, se han alzado".

Glezos es un héroe nacional por entrar sigilosamente a la Acrópolis de noche en 1941 y derribar una bandera Nazi de debajo de las narices de los ocupantes alemanes, lo que elevó la moral de los residentes de Atenas.

Como es habitual en las protestas griegas, sólo una pequeña parte de la multitud se enfrentó con la policía. Pero un grupo provocó un incendio en frente de una carpa donde trabajadores de primeros auxilios estaban preparándose para atender a los heridos. "Policías, cerdos, asesinos", gritaba la multitud. La policía dijo que 14 manifestantes heridos fueron llevados al hospital, y al menos 50 fueron tratados ahí mismo por problemas respiratorios causados por el gas lacrimógeno.

Al menos ocho policías resultaron heridos.

Dentro del Parlamento, Venizelos dijo que el futuro de Grecia en el núcleo europeo estaba en peligro. "Cualquiera que quiera seguir en el euro y en la zona euro debe cumplir algunas normas", dijo. "La ley debe aprobarse a medianoche porque el lunes por la mañana la banca y los mercados financieros deben recibir el mensaje de que Grecia puede sobrevivir y lo hará", aseveró.

Según autoridades de el partido socialista y el conservador, algunos diputados que han amenazado con rechazar la ley los últimos dos días han cambiado su postura. "El número de disidentes parece disminuir más que crecer", dijo un diputado a Reuters. Otro dijo "la situación es demasiado delicada -nadie puede estar seguro hasta que las habas sean contadas".

Un viceministro que pidió no ser identificado, dijo que esperaba que más de 200 autoridades de los 300 asientos del parlamento aprobaran la ley.

Un barril sin fondo
La Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional afirman estar cansados de promesas rotas por parte de Grecia y que los fondos serán liberados sólo con el claro compromiso de parte de los líderes políticos griegos de que implementarán las reformas sin importar quién gane las elecciones en abril. Alemania, la mayor economía de la zona euro, aumentó la presión el domingo cuando dijo que el grupo necesita acciones, no palabras.

"Las promesas de Grecia ya no son suficientes para nosotros", dijo el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, en una entrevista publicada en la edición de domingo del diario Welt am Sonntag.

Schaeuble dijo que los sondeos de opinión revelaban que la mayoría de los alemanes estaba dispuesta a ayudar, "pero es importante decir que no puede ser un barril sin fondo". "Grecia necesita hacer la tarea para ser competitiva, ya sea si eso ocurre en conjunto con un nuevo paquete de rescate o con otra ruta que de hecho no queremos tomar (...)", aseveró.

Cuando fue consultado si eso quería decir que Grecia dejaría la zona euro, el ministro respondió: "Eso depende de los griegos. Pero incluso en ese caso, que casi nadie asume que sucederá, ellos seguirán siendo parte de Europa".

Las medidas de austeridad incluyen reducir el salario mínimo de 750 euros al mes y apuntan a reducir el abultado sector estatal griego en alrededor de 150.000 personas al 2015. Además, presenta un canje de bonos para aliviar la carga de deuda de Grecia con la reducción del valor real de las tenencias de los acreedores privados en un 70 por ciento.

Grecia no podrá cumplir con una fecha límite el 17 de febrero para ofrecer un recorte de deuda a los tenedores privados de bonos si el voto no es aprobado el domingo.


Reuters
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?