| 1/17/2014 12:20:00 PM

Obama prohíbe espiar a sus aliados

El presidente estadounidense, Barack Obama, anunció como parte de las reformas de las prácticas de espionaje que lleva a cabo la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), no se espiará a mandatarios de países aliados.

El presidente Barack Obama prohibirá a agencias gubernamentales estadounidenses espiar a decenas de jefes de Estado y de Gobierno de países que Washington considera amigos y aliados, dijeron el viernes altos funcionarios.

Los funcionarios, que hablaron momentos antes de que Obama revele una reforma de las prácticas de vigilancia de Estados Unidos, dijeron además que los proveedores de servicios de comunicaciones podrán entregar más información al público sobre los datos que les pide el Gobierno.

Líderes extranjeros y ciudadanos estadounidenses se han mostrado ultrajados por revelaciones del ex contratista de los servicios de espionaje Edward Snowden, quien mostró que Washington escuchaba los llamados telefónicos privados de políticos como la canciller alemana Angela Merkel, además de recolectar información de celulares y correos de personas.

Entre las reformas propuesta, Obama está pidiendo al Congreso que se cree un comité externo de defensores de la privacidad, dijeron los funcionarios. También se incluirán nuevas reglas para el uso de la legislación que puede obligar a las compañías a entregar datos al gobierno sin informar al sujeto de la investigación.

Obama sostuvo que en el futuro, los detalles de estas investigaciones podrían ser desclasificados en un plazo determinado, salvo que el gobierno demuestre la necesidad de que los datos permanezcan en secreto.

El mandatario agregó que las agencias de inteligencia estadounidenses solamente recopilarán datos para evitar acciones terroristas, proteger a sus fuerzas y aliados, y combatir el delito.

Reuters y EFE.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?