| 9/3/2012 2:22:00 PM

Obama se prepara para su reelección

Como en el 2008, la convención demócrata elegirá a Barack Obama como su candidato a las elecciones presidenciales. Sin embargo, Obama no tiene la victoria asegurada.

;
DW
El júbilo no conocía límites en 2008, cuando la consigna “yes, we can” motivó a sus seguidores con la promesa de cambio. “Ya sé que no tengo mucho tiempo para desentrañar las estructuras de Washington, pero llevo ahí el tiempo suficiente como para saber que Washington tiene que cambiar”, diría entonces Barack Obama.

Cuatro años después en vez de optimismo hay decepción. Obama reconoce ante sus seguidores que todavía hay mucho que hacer y recorre incansable Estado por Estado para obtener los votos necesarios para su reelección.

En Iowa, donde hace cuatro años los demócratas ganaron sorpresivamente los “caucus” o asambleas populares en su carrera presidencial frente al candidato republicano John McCain, es donde Obama y su rival, Mitt Romney, libran una batalla más cerrada por los votos.

"Agenda del siglo pasado"
Ante una multitud de 10.000 personas Obama consideró que su rival y sus partidarios republicanos no ofrecieron ideas nuevas en reciente su convención nacional en Tampa: “Lo que ofrecieron en esos tres días fue mayormente una agenda más apropiada para el siglo pasado. Deberíamos haberla visto en televisión en blanco y negro”, comentó Obama este fin de semana en Iowa.

Obama reconoció que tal vez no sea el presidente perfecto, pero aseguró que peleará cada día por los intereses de los votantes. “Hay que construir más escuelas, contratar más maestros, y traer más soldados de regreso a casa”, dijo.

La lista de objetivos que quiere alcanzar el presidente es larga, pero la principal promesa es sacar al país de la crisis financiera. Tan sólo el índice de desempleo de más de un 8 por ciento es alarmante para una economía como la estadounidense. Pese a las ayudas financieras millonarias introducidas por Obama en 2009 la economía se recupera con lentitud. Muchas de sus iniciativas, como la reforma migratoria, se quedaron a medias. Otras, como la reforma de Wall Street, fueron puestas en marcha parcialmente.

Sin embargo la reforma de salud, en la que se concentró el Gobierno de Obama entró en vigor en marzo de 2010. Pasar esta reforma por el Congreso no fue fácil, en buena parte debido a que los demócratas perdieron su mayoría en la Casa de Representantes, lo que condujo a luchas de poder que paralizaron muchos procesos, y que estuvieron a punto de llevar al país a la quiebra financiera en 2011.

Simpatía de Obama

Mientras que un 68 por ciento de los estadounidenses respaldaban a Obama al inicio de su gestión, actualmente esta cifra es de un 45 por ciento. Ello, pese a haber concluido la reforma del sistema de salud, a que rescatara a la industria automotriz de la crisis y a que retirara a las tropas de Irak, como prometió en su campaña electoral.

Entre sus mayores logros figura haber capturado al terrorista más buscado, Osama bin Laden, lo que dio un repunte a su popularidad. Según un sondeo realizado en junio pasado por la empresa Gallup, un 81por ciento de los encuestados opina que Obama es un tipo simpático, mientras que Mitt Romney apenas si llega al 64 por ciento.

En la localidad de Charlotte, Carolina del Norte, el partido demócrata elegirá a Obama como candidato oficial. Claramente, no lo rodea ya el brillo que tuvo en 2008 en Denver, cuando fue electo candidato demócrata por primera vez. Ahora, en vez de ofrecer “Esperanza “ (Hope) y “Cambio” (Change), su consigna es de continuidad: “Adelante” (Forward).   
                                                            
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?