| 8/30/2010 8:00:00 AM

Obama preocupado porque economía no crece rápido

El presidente Barack Obama dijo que la economía estadounidense se está expandiendo, pero con un ritmo menor al necesario, y destacó que no hay una solución mágica para los problemas que afronta el país.

El mandatario dijo en una entrevista con la cadena NBC que la información económica negativa recibida en las últimas semanas era algo que su Gobierno había anticipado.

Los sombríos reportes sobre el Producto Interno Bruto (PIB) generaron preocupaciones sobre que la frágil economía estadounidense podría volver a caer en una recesión o afrontar un largo proceso de recuperación que sea demasiado lento para hacer mella en la tasa de desempleo del 9,5 por ciento.

"La economía sigue creciendo, pero no está creciendo con la rapidez que se necesita", dijo Obama a la NBC en una entrevista en Nueva Orleáns, donde llegó tras sus vacaciones de una semana y cuando se cumple el quinto aniversario del paso del huracán Katrina por la zona.

Obama afronta el dilema de tratar de dar seguridad a sus compatriotas respecto del desarrollo de la economía sin que parezca que no está al tanto de las frustraciones de la gente, especialmente en lo referente al creciente desempleo.

La economía es el principal tema para las elecciones parlamentarias del 2 de noviembre, donde los demócratas afrontan la posibilidad de una dura derrota ante los republicanos.

En la entrevista, Obama no dio indicios de nuevas propuestas que sean dadas a conocer en el futuro cercano.

El mandatario destacó que las "políticas a corto plazo" del período eleccionario harían más difícil que se aprueben nuevas medidas en este momento.

Pero Obama instó al Congreso a aprobar algunas propuestas existentes, como las destinadas dar crédito a los pequeños empresarios y las relativas a la inversión en energía limpia.

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?