| 2/2/2010 7:00:00 AM

Obama plantea reducir recursos para el Plan Colombia

El gobierno estadounidense pidió al Congreso de ese país recortar en US$55,5 millones, unos $111.000 millones, la ayuda anual a Colombia para el 2011.

La medida convertiría los recursos recibidos por Colombia durante 2010, que fueron de $520 millones, en unos $464, 5 millones para el año próximo.

Desde 2007, la tendencia en Washington ha sido la de bajarle al dinero de la asistencia en fondos del Departamento de Estado hacia Colombia.

La propuesta de presupuesto que el gobierno de Barack Obama envió ayer al legislativo de su país, solicita una disminución de más del 10%  en lo que tiene que ver con financiación a la lucha contra el narcotráfico en el llamado Plan Colombia.

Pese a que el Departamento de Estado daría a conocer en las próximas semanas en qué programas en particular se aplicarían las reducciones, se cree que la disminución afectaría a las labores de fumigación, a tareas que adelantan la Procuraduría, la Fiscalía y el Ejército.

La iniciativa requiere aún del surtimiento de trámites en el Congreso estadounidense, donde puede ser modificada.

El próximo lunes al ministro de Defensa, Gabriel Silva Luján, viajará a Washington a insistir en que no siga siendo recortado el componente militar de la ayuda, en pro de que no se pongan en riesgo los logros alcanzados en esta materia en los últimos años en el país.

Al Plan Mérida, que lucha contra el crimen organizado en México y América Central, se le asignan US$410 millones, de los cuales 310 estarán dedicados a México y los restantes 100 a los países centroamericanos, hacia donde EU teme que puedan desplazarse las operaciones de los carteles de la droga ante la ofensiva del gobierno de Felipe Calderón.

Presupuesto récord

Así mimo, el presidente Barack Obama proyectó el lunes que el déficit presupuestario de Estados Unidos tocaría un nuevo récord en el 2010, desafiando su compromiso de exhibir responsabilidad fiscal mientras lucha para que la tasa de desempleo baje de los dos dígitos. Calificado por sus opositores republicanos como un liberal de viejo estilo que gasta y carga más impuestos, Obama está bajo presión para convencer a los inversionistas y a los grandes acreedores como China que tiene un plan creíble para controlar el déficit del país y su enorme deuda con el correr del tiempo.

Mientras mantiene este año políticas destinadas a proteger a la aún frágil recuperación económica, conjuntamente con otras grandes naciones industrializadas, Obama ahorrará algún dinero limitando 120 proyectos federales, entre ellos una influyente y simbólica misión para regresar a la Luna, pero invirtiendo más en educación e investigación.

La reacción inicial del mercado fue muda y los analistas estaban revisando las cifras con una alta dosis de escepticismo.

"El proyecto sigue tocando los bordes" de los problemas. "Uno tiene que mirar cosas más significativas en términos de lo que verdaderamente reducirá el déficit, (que es) el escenario de los ingresos", dijo Marc Ostwald, estratega de Monument Securities en Londres.

Según las encuestas, los votantes están preocupados por las débiles condiciones de las finanzas estadounidenses y Obama planea crear una comisión fiscal bipartidista para buscar alternativas sobre impuestos y gastos. El presupuesto de Obama para el año fiscal que expira el 30 de septiembre del 2011, que está sujeto a cambios por parte del Congreso, pronostica un déficit de 1,56 billones de dólares en el 2010, equivalente a un 10,6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país.

El aumento se debe en parte al gasto asociado a un paquete de medidas de emergencia para estimular a la economía promulgado por Obama el año pasado. El incremento en el déficit se compara al saldo negativo de 1,41 billones de dólares del 2009, que representó el 9,9 por ciento del PIB. Pero se prevé que esta brecha de financiamiento baje a 1,27 billones de dólares en el 2011, o un 8,3 por ciento del PIB, para caer a cerca de la mitad de esa cifra como proporción de la economía estadounidense en el último año del Gobierno de Obama en el 2012, con lo que el presidente cumpliría un compromiso clave. 

No se ven límites a ingresos 
El presupuesto incorpora a la reforma sanitaria, pese a no haber sido aprobada por el Congreso. Pero un funcionario gubernamental comentó a Reuters que los 646.000 millones de dólares en ingresos previstos para un controvertido proyecto de límites de emisiones de cambio climático habían sido retirados del presupuesto, lo que implica que la Casa Blanca duda que los legisladores lo aprueben.

"Para continuar con la creación de empleos y el crecimiento económico en el tiempo, es importante reducir estos déficits", dijo el jefe de presupuesto de la Casa Blanca, Peter Orszag, a la prensa. La mayor economía del mundo creció un 5,7 por ciento a tasa anual en el cuarto trimestre, pero esto todavía no se traduce en más contratación, y el desempleo permanece en torno a un 10 por ciento, un máximo de 26 años.

Para impulsar el empleo, Obama está reservando 100.000 millones de dólares en el 2010 en créditos tributarios para pequeñas empresas, así como para inversiones en energías limpias e infraestructura, antes de empezar a ajustar el cinturón fiscal el próximo año. "Estamos tratando de lograr un aterrizaje suave en términos de nuestra trayectoria fiscal para evitar el riesgo de 1937, cuando hicimos una reducción del déficit demasiado rápida", comentó Orszag.

El presupuesto define medidas para recortar más de 1 billón de dólares del déficit en el transcurso de la próxima década y casi dos veces esta cifra una vez que ser tomen en cuenta la baja en los costos de las guerras de Irak y Afganistán, afirmó Orszag. Obama anticipó algunas de estas medidas en su discurso del Estado de la Unión de la semana pasada, entre ellas postergar los recortes de impuestos a los estadounidenses más ricos, un cargo a los grandes bancos para recuperar las pérdidas del rescate financiero del 2008 y un congelamiento de tres años del gasto doméstico fuera de la seguridad nacional.

Según la Casa Blanca, los impuestos a las familias que reciben más de 250.000 dólares al año recaudará unos 678.000 millones de dólares en 10 años; el cargo a los bancos recuperaría unos 90.000 millones en ese periodo, mientras que el congelamiento del gasto doméstico recortaría 250.000 millones del déficit. Obama espera ahorrar 20.000 millones en el 2011 al detener o reducir 120 programas, entre ellos el proyecto espacial de la NASA de volver a la Luna. En todo caso, estas propuestas requieren el difícil apoyo del Congreso.

 

Reuters/Dinero.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?