| 9/9/2012 5:20:00 PM

Obama cuestiona programas de salud de Romney

El presidente de EE.UU., Barack Obama, cerró su fin de semana con un ataque al plan de reforma del programa sanitario para jubilados de su rival republicano, Mitt Romney, que defendió su política como la única sostenible.

A menos de dos meses de las elecciones presidenciales, Obama cerró en el sur de Florida una gira de dos días por este estado clave para los comicios y en el que la alta concentración de jubilados hace que el tema de salud sea prioritario.

El mandatario defendió hoy en un mitin en la localidad de Melbourne el actual sistema del Medicare, que da cobertura sanitaria a jubilados, y acusó a Romney de querer reformarlo para beneficiar a las compañías aseguradoras a expensas de los estadounidenses.

"Básicamente sus costes aumentarán en miles (de dólares) para que sus beneficios aumenten en miles de millones", aseguró Obama, quien aseveró que "ningún estadounidense debería pasar sus años dorados a merced de las compañías de seguros".

Esta afirmación se basa, según la campaña de Obama, en un estudio del profesor de Harvard David Cutler, exasesor del presidente, que asegura que el coste para una persona que se vaya a retirar en 2030 subirá en unos 6.000 dólares anuales, mientras que las compañías de seguros ganarán hasta 26.000 millones de dólares más al año.

Los demócratas acusan a Romney de buscar una mayor participación de las aseguradoras y querer privatizar el Medicare, una medida que los republicanos consideran que al aumentar la competitividad empujará a la baja los precios y dará solvencia este sistema federal.

Obama considera que la propuesta de Romney no bajará los precios y acabará transfiriendo el coste a los beneficiarios.

Tras las respectivas convenciones del partido republicano y demócrata, los candidatos presidenciales se han lanzado a la carretera y a los medios para conquistar a los votantes en los estados que aún no se inclinan por ninguno, de acuerdo con las encuestas.

En una entrevista en el programa "Meet the Press" de NBC, emitida hoy, Mitt Romney mostró una postura más moderada orientada a los votantes indecisos al reconocer que, pese a que reemplazará la reforma sanitaria de Obama si es elegido presidente, mantendrá algunas de sus partes.

"No me voy a deshacer de toda la reforma sanitaria", aseguró Romney, quien señaló que se mantendrán cláusulas como la que evita que las aseguradoras aleguen condiciones preexistentes para negar cobertura a un paciente.

Asimismo, prometió que se asegurará de que "el mercado permita que las personas tengan pólizas que cubran a sus familias hasta la edad que ellos deseen" y buscará que la gente pueda optar a un seguro de su elección en vez del que la empresa en la que trabaja le ofrece.

El aspirante republicano ha reiterado durante la campaña que revocará la reforma sanitaria de Obama, mientras que los demócratas le critican que se oponga a una ley que es muy similar a la que él aprobó a nivel estatal cuando era gobernador de Massachusetts.

Donde Romney no ha cedido terreno es en la reforma del programa de Medicare que insistió hoy que no perjudicará a las personas que ahora mismo están retiradas o están apunto de retirarse y aumentará las posibilidades del resto.

En la entrevista con la NBC, donde Romney apareció junto con su esposa Ann, el candidato intento dar una imagen más moderada y criticó tanto a los legisladores demócratas como republicanos por el "error" de acordar el año pasado recortes automáticos en el área de defensa para desbloquear las negociaciones que permitieron ampliar in extremis el techo de endeudamiento.

"Quiero mantener el gasto de defensa a los niveles actuales con respecto al PIB (producto interno bruto) y no lo quiero reducir como está haciendo el presidente", aseguró Romney que aboga por recortes presupuestarios en otras áreas.

EFE                                                               

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?