| 2/28/2015 4:00:00 PM

¿Se puede ser un alto ejecutivo, trabajando solo medio tiempo?

Los expertos creen que se deben replantear los esquemas de trabajo para lograr un equilibrio saludable entre la vida personal y la laboral.

Es un estereotipo bastante familiar: el trabajador de tiempo parcial que ha comprometido su carrera y salario para educar a los niños.

Generalmente se trata de una mujer y su mundo no se parece al de su homólogo de tiempo completo, por lo general un hombre, con perspectivas de llegar a un poderoso trabajo de alto perfil, en el que no le alcanzan las horas del día para responder a los correos electrónicos, llamadas telefónicas y peticiones de reuniones que llegan desde todos los rincones del mundo.

Pero transcurrida una década y media del siglo XXI, hay signos de un patrón de trabajo emergente que no encaja en ningún estereotipo. Y no es sólo para el beneficio de las madres trabajadoras frustradas.

Está siendo forjado por hombres y mujeres que por cualquier razón -ya sea por los hijos, los padres ancianos o la búsqueda del escurridizo equilibrio con la vida laboral- no quieren trabajar tiempo completo, pero están decididos a hacer algo más que sólo tener un empleo que garantice alguna clase de ingreso.

"Todavía tengo ambiciones. Quiero tener influencia. Hay una suposición de que cuando pides un trabajo de tiempo parcial todas esas otras cosas que te hacían profesionalmente bueno se esfuman por la ventana, y no es verdad", dice Karen Mattison, cofundadora de TimeWise, empresa que promueve el trabajo flexible.

"Tú eres la misma persona por dentro. Es por eso que luchar contra el estigma asociado al trabajo de medio tiempo importa".

Mattison se cansó de escuchar de las empresas que los empleos de tiempo parcial sólo funcionan para jóvenes o nuevos profesionales, pero no para cargos altos que impliquen la gestión de un equipo o el trato con clientes.

Analizó las cifras del gobierno en 2012 y encontró que había 650.000 personas en la más alta categoría tributaria que tenían trabajos de medio tiempo. Buscó y entrevistó a 300 de ellas.

El comentario más recurrente con el que se encontró fue que quienes trabajaban a tiempo parcial no lo comentaban mucho en voz alta por miedo a ser percibidos como poco ambiciosos. O, como dice Mattison, por no enfrentar la posibilidad de que un gerente les diga: "Mira, sabes qué, eres realmente bueno, lo haré por ti, pero no quiero esta puerta abierta, yo no quiero que todos me pregunten por esto".

En noviembre de 2012 Mattison lanzó la primera lista de poderosos con trabajo de tiempo parcial, con el fin de abordar la falta de entusiasmo con ese modelo de empleo y animar a los empresarios a mostrarse más abiertos con esta posibilidad.

La lista de 2014 incluye a un alto funcionario de gobierno, al ingeniero en jefe de una compañía de
petróleo y gas, y al jefe de recursos humanos en Camelot, la compañía que opera la lotería nacional en Reino Unido.

Pero cuando se trabaja a este nivel no hay horas ni días predecibles, aunque se haga a dedicación parcial. Andrew Whittaker, consejero general y abogado en jefe de Lloyds Banking Group prefiere llamarlo trabajo flexible.

Es empleado formal durante tres días a la semana, mientras que su segundo a cargo, Kate Cheetham, trabaja tiempo completo.

Whittaker tiene claro lo que hay que dar para tener un horario reducido. "En la práctica hay que ser muy flexible, y sobre todo tener disposición a trabajar en días no laborales", dice.

"Creo que en un cargo de responsabilidad gerencial uno debe estar disponible cuando sea necesario".
Whittaker es el primero en reconocer que su arreglo funciona porque es apoyado por Cheetham, y entre los dos manejan la carga de trabajo. Sin embargo, se puede pensar que un entorno de presión y ritmo rápido es el enemigo del trabajo de medio tiempo.

"Creo que es todo lo contrario", dice Cheetham. "Si nos fijamos en la forma en la que realmente funciona la cultura del servicio 24 x 7, no se podría hacer con tan solo una persona, hay que pensar en la flexibilidad".

Lloyds Banking Group, que también ha tenido un economista en jefe de tiempo parcial, es el fundador del Foro Futuro Ágil (Agile Future Forum, en inglés), que reúne a las mejores compañías con el fin de evaluar modelos de trabajo más flexibles.

Argumenta que la agilidad -la nueva palabra de moda para referirse a la flexibilidad- es la clave para el crecimiento económico en Reino Unido.

Ese es el argumento que podría favorecer los altos perfiles de medio tiempo. Y está ganando peso en ambos lados del Atlántico. "El modelo tradicional era un trabajo de tiempo completo, diseñado para quedarse en él para siempre, desarrollando habilidades hasta obtener un ascenso", dice Mara Swan, vicepresidente ejecutiva de estrategia mundial y talento en ManpowerGroup, expertos en empleo.

Ella cree que este modelo está amenazado desde varios frentes: la llegada de los jóvenes a la fuerza de trabajo con diferentes expectativas sobre su carrera, el aumento de las carreras duales y la escasez de personal calificado a escala global. "Tenemos que repensar el medio tiempo", dice Swan.

De acuerdo con la Encuesta de Escasez de Talento de ManpowerGroup de 2013, el 35% de los empleadores en promedio tienen problemas para ocupar los puestos de trabajo disponibles.

Las conclusiones hacen hincapié en la necesidad de la agilidad del empleador en tiempos de incertidumbre económica.

BBC MUNDO
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?