| 9/10/2011 9:00:00 AM

No solo se derrumbaron las Torres, también el orden internacional: Gustavo Bell

Como ministro de Defensa, en ese momento, fue testigo de excepción del episodio que partió en dos la historia contemporánea. En exclusiva para Dinero.com, relató su experiencia y analizó el impacto y trascendencia de la caída del World Trade Center.

Gustavo Bell Lemus conoció de primera mano la repercusión que tuvo en el país el ataque a las Torres Gemelas: se desempeñaba como ministro de Defensa de Colombia el 11 de septiembre de 2001.

“Recuerdo que la mañana del once de septiembre de 2001 salí temprano de la Vicepresidencia hacia el Ministerio de Defensa, y al pasar por la oficina de mi secretaria ella me contó que un avión se había estrellado contra una de las torres gemelas en New York. Como iba un poco de prisa, solo le pregunté si se trataba de un accidente. "No se sabe aún" fue su respuesta.

Al llegar al despacho del Ministerio ya se decía que podía ser un atentado, y me dijeron que estaban transmitiendo en directo por televisión las imágenes del edificio en llamas. Encendí el televisor de la oficina, observé por un momento la trasmisión y luego me ocupé de los asuntos propios del Ministerio, pero dejé al aire la señal aunque con volumen bajo.

Como a medida que transcurría el tiempo las noticias confirmaban que se trataba de un atentado, le presté más atención a la televisión justo para ver el momento mismo en que el segundo jet impactó la otra torre.

No se necesitaba ser un agudo analista de la geopolítica internacional para entender que estábamos presenciando un acontecimiento que iba a tener una enorme trascendencia mundial y de la cual, por supuesto, Colombia no iba a estar al margen.

Con el derrumbe de las torres gemelas serían muchas cosas las que también se derrumbarían. En particular el precario orden internacional y muchos de los conceptos sobre los cuales se sustentaba.

La primera consecuencia para Colombia fue inmediata y directa: al día siguiente llegaba a Bogotá en visita oficial el secretario de Estado de los Estados Unidos, el General (r) Colin Powell procedente de Lima, quien por razones obvias canceló su viaje y regresó a Washington.

Ahora bien, la política de cero tolerancia frente al terrorismo que proclamó Estados Unidos, secundada por la Unión Europea, significó el cierre de todos los espacios políticos en los que aún se movían las Farc, y el consecuente status de organización terrorista que meses más tarde se les dio en esos países.

La política de seguridad del Estado y la confrontación militar con los grupos armados ilegales no varió en esencia con el 11 de septiembre. Lo que no dejó de ser desconcertante, fue que esos grupos hicieron caso omiso del nuevo clima internacional que se había producido y siguieron violando sistemáticamente el Derecho Internacional Humanitario.

Al final esa tozudez llevaría al Gobierno a dar por terminadas las conversaciones de paz, y al levantamiento de la zona de distensión.

Una de las consecuencias del 11 de septiembre fue la depresión de la aviación tanto civil como militar. Los precios internacionales de los aviones cayeron significativamente, lo que le permitió a la Armada adquirir a muy buen precio un par de naves para aumentar el patrullaje marítimo en el Pacífico y en el Caribe.

No obstante, la otra cara de la moneda fue que la entrega de algunos materiales bélicos que se habían adquirido en Estados Unidos se retrasó por las nuevas prioridades de sus fuerzas armadas.

Por fortuna ese hecho no afectó el proceso de modernización de nuestras fuerzas, que desde 1998 venía adelantando el gobierno del presidente Pastrana.

Vistos los hechos en perspectiva hoy, es meridianamente claro que la lucha frontal contra el terrorismo, que en esos momentos de excepcional sensibilidad impulsó el presidente Bush con el explicable apoyo casi unánime del pueblo norteamericano y de la comunidad mundial, variaron profundamente el orden internacional. Sus consecuencias aún se viven.

En el plano nacional, se tradujo en la elección de Álvaro Uribe y en el apoyo que recibiría su estrategia de Seguridad Democrática."

Más información de este especial:

- El impacto del ataque, más allá del humo

- Efecto en Colombia, menor de lo esperado, análisis de Rodrigo Pardo

- Galería: Antes y Después de la tragedia

- Los atentados que le cambiaron la vida a los musulmanes

- Bonanza para las fuerzas militares, escases para la aviación

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?