| 7/19/2015 9:00:00 AM

Grecia: 9 gráficos que muestran el costo social de la crisis

¿Cómo se compara el sufrimiento de Grecia con el de otras naciones afectadas por recesiones y de qué manera se ha visto afectada la vida de sus habitantes?

;
BBC
Nadie discute que el pueblo griego se enfrenta a más años de dificultades económicas tras acordar con la eurozona los términos de un tercer rescate financiero.

El acuerdo incluye más aumentos de impuestos y recortes de gastos, a pesar de que el gobierno de Syriza llegó al poder con la promesa de poner fin a lo que describió como la "humillación y el dolor" de la austeridad.

Pero, ¿cómo se compara el sufrimiento de Grecia con el de otras naciones afectadas por recesiones y de qué manera se ha visto afectada la vida de sus habitantes?

Recesión

Es generalmente aceptado que Grecia ha experimentado una crisis económica de magnitud similar a la que afrontó Estados Unidos durante la Gran Depresión de la década de 1930.



Según las propias cifras del gobierno griego, la economía se contrajo por primera vez en el último trimestre de 2008 y -aparte de un crecimiento débil en 2014- se ha ido reduciendo desde entonces.

La recesión ha achicado el tamaño de la economía griega en alrededor del 25%, la mayor contracción de una economía avanzada desde la década de 1950.

Aunque la recesión griega no ha sido tan profunda como la Gran Depresión desde su punto máximo al mínimo, se ha prolongado por más tiempo y muchos observadores creen ahora que el PIB griego retrocederá aún más en 2015.

Disminución de puestos de trabajo

Los empleos son cada vez más difíciles de encontrar en Grecia, especialmente para los jóvenes. Mientras que el 25% de la población está sin trabajo, el desempleo juvenil es muy superior: afecta al 50% de los menores de 25 años.



En algunas regiones del oeste de Grecia, la tasa de desempleo de los jóvenes está por encima de 60%.

Para empeorar las cosas, el desempleo a largo plazo está en niveles particularmente altos en Grecia. Y cuanto más tiempo está cesante una persona, menos empleable se vuelve.



Los jóvenes se han visto especialmente afectados por el desempleo de larga duración: uno de cada tres ha estado sin trabajo durante más de un año. Es importante mencionar que después de dos años sin trabajo, los desempleados también pierden su seguro de salud.

Este persistente desempleo también significa que los fondos de pensiones reciben menos contribuciones de la población activa. A medida que más griegos están sin trabajo, más pensionados tienen que sostener a sus familias con un ingreso reducido.

Según las últimas cifras del gobierno griego, el 45% de los pensionados reciben pagos mensuales por debajo de la línea de pobreza de €665.

Desplome de los ingresos

El pueblo griego también se enfrenta al desplome de sus salarios. Entre 2008 y 2013, los griegos se volvieron en promedio 40% más pobres, según los datos del organismo estadístico del país analizados por Reuters. Y en 2014, el ingreso disponible de los hogares en Grecia se hundió por debajo de los niveles de 2003.



Además de la pérdida de empleos y los recortes salariales, el descenso también puede explicarse por fuertes recortes en las prestaciones sociales de los trabajadores.

Aumento de la pobreza

Al igual que en todas las recesiones, los pobres y vulnerables han sido los más afectados. Uno de cada cinco griegos está experimentando privación material grave, una cifra que casi se ha duplicado desde 2008.

Casi cuatro millones de personas que viven en Grecia, más de 30% de la población total del país, fueron clasificados como "en riesgo de pobreza o exclusión social" en 2014.


Según Panos Tsakloglou, economista y profesor de la Universidad de Atenas de Economía y Empresa, la crisis ha puesto de manifiesto la falta de redes de seguridad social de Grecia.

"El estado de bienestar en Grecia ha sido históricamente muy débil, impulsado principalmente por cálculos clientelistas en lugar de una evaluación de necesidades. En el pasado esto no era realmente urgente porque era raro que se produjeran condiciones sociales especialmente explosivas. La familia estaba sustituyendo al estado de bienestar", le dijo a la BBC.


Recortes a los servicios esenciales

La salud es uno de los servicios públicos que ha sido más afectado por la crisis. Se estima que unos 800.000 griegos no tienen acceso médico debido a la falta de seguro o de recursos.



Si bien las iniciativas sociales y las clínicas de salud dirigidas por voluntarios han servido para aliviar la carga, muchos centros de prevención y tratamiento de drogadicción y centros psiquiátricos se han visto obligados a cerrar debido a los recortes presupuestarios.



Salud mental

La crisis también parece haber afectado el bienestar mental de las personas. Las cifras sugieren que la prevalencia de depresión profunda casi se triplicó del 3% al 8% de la población entre 2008 y 2011, los primeros años de la crisis.



Si bien partía de una cifra inicial baja, la tasa de suicidios aumentó un 35% en Grecia entre 2010 y 2012, según un estudio publicado en el British Medical Journal.

Los proveedores de servicios de salud mental públicos y sin fines de lucro de Grecia se han visto obligados a reducir sus operaciones, cerrar o despedir personal, mientras que los planes para el desarrollo de los servicios psiquiátricos infantiles han sido abandonados.

La financiación de la salud mental disminuyó un 20% entre 2010 y 2011, y en otro 55% el año siguiente.

Fuga de cerebros

Ante la perspectiva de la disminución de los ingresos o el desempleo, muchos griegos se han visto obligados a buscar trabajo en otros lugares. En los últimos cinco años, la población de Grecia se ha reducido en alrededor de 400.000 personas.

Un estudio de 2013 encontró que más de 120.000 profesionales, entre médicos, ingenieros y científicos, habían dejado Grecia desde el inicio de la crisis en 2010.



Una encuesta más reciente del Instituto Universitario Europeo encontró que de los que emigraron, 9 de cada 10 tiene un título universitario y más de 60% un grado de maestría, mientras que el 11% posee un doctorado.

Foteini Ploumbi tenía poco más de 30 años cuando perdió su trabajo como supervisora de almacén en Atenas después de que el propietario ya no podía darse el lujo de pagar a su personal.

Después de un año de buscar un nuevo trabajo en Grecia, se trasladó a Reino Unido en 2013 e inmediatamente se colocó como analista de negocios en Londres.

"No tenía más remedio que irme si quería trabajar, no tenía ninguna perspectiva de empleo en Grecia. Me encantaría volver, mi vida entera está allá. Pero la lógica me impide regresar por el momento", dijo


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?