Revista Dinero

Nació en la miseria y ahora es multimillonaria

| 6/2/2012 2:00:00 PM

Nació en la miseria y hoy es multimillonaria

Una mujer india que nació en el seno de una familia marginada y que trató de suicidarse para escapar de la discriminación, la pobreza y los abusos físicos, es hoy la presidenta ejecutiva de una empresa multimillonaria en su país.

La vida de Kalpana Saroj parece sacada de una película de Hollywood: una narrativa en la que el personaje central salva numerosos obstáculos para llegar a un final feliz.

Nacida en una de las castas más bajas (Saroj pertenecía a los Dalit, el grupo de personas que en India son consideradas como parias o "intocables"), los demás niños la molestaban en la escuela.

Su familia la forzó a casarse a los 12 años. Y aunque más tarde abandonó a su marido, para hacerlo debió enfrentarse con las presiones sociales.

"Cuando llegué por primera vez a Bombay, no sabía siquiera a dónde ir. Yo venía de un pueblito tan pequeño... Hoy, dos calles de la ciudad llevan el nombre de mi empresa", dice para darnos una idea de cómo ha cambiado su vida.

El sistema de castas en India es una antigua forma de jerarquía social, que ubica a cada persona en una categoría según su nacimiento. Aquellos que nacieron en las castas más bajas son víctimas de la discriminación.

"Algunos padres de mis amigos no me dejaban entrar a sus casas. Tampoco podía participar en ciertas actividades que se hacían en la escuela porque era dalit", dice esta mujer de 52 años de edad.

"Eso me enojaba mucho", añade.

"Fracaso"

Aunque su padre le dio una educación, las presiones familiares hicieron que se casara cuando todavía era una niña. Después de la boda se mudó a Bombay con su marido, 10 años mayor que ella. Allí, para su sorpresa, fue a vivir a una pocilga.

Ese no fue el único problema.

"El hermano mayor de mi marido y su esposa me maltrataban. Me tiraban del pelo y me golpeaban por cualquier tontería. Me sentía muy mal por el abuso físico y verbal", dice.

En la cultura india abandonar al marido está muy mal visto, pero Kalpana logró escapar de esta relación violenta gracias al apoyo de su padre.

Cuando él la fue a visitar quedó perplejo al verla demacrada y vestida con harapos, y se la llevó a su casa.

Los vecinos del pueblo observaron su regreso con reticencia, considerándola un fracaso.

Saroj trató de ignorar los comentarios maliciosos y se concentró en buscar trabajo. Aprendió a coser para ganarse la vida.

Pese a haber logrado un cierto grado de independencia económica, seguía sintiendo la presión de los demás.

"Un día decidí quitarme la vida. Bebí tres botellas de veneno para hormigas", recuerda.

Saroj se salvó gracias a su tía que entró en la habitación y la vio en el suelo con la boca llena de espuma, sacudiéndose incontrolablemente.

Vientos de cambio

Este fue un punto de inflexión para Saroj. "Decidí vivir y hacer algo grande con mi vida y luego morir", cuenta.

Por eso, a los 16 años se mudó a Bombay con su tío y trabajó como modista.

Comenzó ganando menos de US$1 por mes, pero luego aprendió a manejar las máquinas de coser industriales y así pudo aumentar sus ingresos.

Sin embargo, lo que ganaba no era suficiente como para pagar por el tratamiento médico que podría haber salvado la vida de su hermana enferma.

"Estaba muy desilusionada y tomé conciencia de que el dinero era importante y que necesitaba ganar más", dice.

Saroj pidió un préstamo al gobierno para abrir una tienda de muebles y expandir su negocio de modista.

Trabajaba 16 horas por día, algo que todavía hoy sigue haciendo.

Gracias a su reputación fue convocada para hacerse cargo de una compañía metalúrgica, Kamani Tubes, que estaba muy endeudada.

Saroj reestructuró la empresa y la sacó adelante.

"Quería que se hiciera justicia con la gente que trabajaba ahí. Tenía que salvar a la compañía. Podía entender lo que le pasaba al personal que necesitaba alimentar a su familia", recuerda con emoción.

Ahora, Kamani Tubes es un negocio pujante valuado en más de US$100 millones, en el que trabajan personas de todas las castas y clases sociales.

Saroj se casó nuevamente, esta vez un empresario del sector de muebles. Tuvieron dos hijos.

Como mujer y como dalit, la suya es una historia excepcional en un país en el que casi no hay directoras ejecutivas con un pasado como el suyo.

"Si pones tu corazón y tu alma en tu trabajo y no te dejas vencer, puedes lograr cosas", asegura.

Este es un mantra que la ha ayudado en los peores momentos de su vida y que todavía sigue, para ella, teniendo vigencia.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×