| 5/15/2012 2:00:00 PM

Moody's rebaja calificación de bancos italianos

Los bancos italianos, que lidian con una menguante demanda y con un número cada vez mayor de créditos incobrables, tendrán más dificultades para recaudar fondos después de que Moody's realizara una masiva rebaja de en sus calificaciones.

La reducción de la nota de 26 bancos grandes y medianos se produce en medio del llamado dentro de la zona euro a que se produzca un giro hacia medidas que estimulen el crecimiento, después de que una estricta disciplina fiscal empujara a los países más débiles a una recesión.

En Francia, Francois Hollande fue investido como presidente el martes. Hollande probablemente presione por un contrapeso a la austeridad cuando se reúna con la canciller alemana Angela Merkel, ante el panorama de inestabilidad política en Grecia y al empeoramiento de los problemas bancarios en España.

La economía italiana se contrajo en un 0,8 por ciento -más de lo esperado- entre trimestres en los tres primeros meses del 2012.

"En el tema del crecimiento y de la austeridad, la verdad es que debemos encontrar una receta que los combine a ambos", dijo UBI Banca en un comunicado emitido tras la rebaja.

La medida de Moody's deja las calificaciones de los bancos italianos entre las más bajas de los países comparables europeos. La calificación de Banca Monte dei Paschi di Siena queda apenas sobre el grado de "basura".

La medida se suma además a las dificultades para el financiamiento que genera la crisis de deuda soberana y se espera que aumente el costo para los bancos italianos, que ya están fuertemente presionados para financiar sus necesidades.

Eso podría redundar en una mayor dependencia de los fondos del Bancos Central Europeo.

"La rebaja de la calificación será negativa para la confianza", dijo un analista bancario que no quiso ser identificado.

"Los dos bancos más grandes, UniCredit e IntesaSanpaolo, están bien. Será más difícil para los bancos pequeños, que tienen problemas para acceder al mercado de financiamiento", agregó.

Aun cuando los bancos italianos satisficieron sus necesidades inmediatas de financiamiento por medio de los créditos baratos a tres años que ofreció el BCE en dos subastas especiales, quedan dudas sobre su capacidad de largo plazo para autofinanciarse si persisten los temores por la deuda soberana.

La gigantesca deuda pública de Italia, de 1.900 millones de euros, hace que el país sea vulnerable a la crisis soberana y se traduce en problemas de financiamiento para los prestamistas locales.


Reuters
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?