| 8/11/2008 12:00:00 AM

Monedas de A.L sufrirán por culpa del dólar

Las monedas de América Latina enfrentarán esta semana un panorama negativo presionadas por la fortaleza del dólar y su impacto en los precios de las materias primas, mientras los mercados estarán pendientes de las decisiones de política monetaria en México, Chile y Colombia.

Las divisas de la región se anotaron la semana pasada fuertes pérdidas ante el resurgir del dólar, que cerró a máximos de cinco meses, y por temores a que la desaceleración de Estados Unidos se contagie a otras economías afectando a la demanda global de materias primas.

"Todo parece indicar que el dólar va continuar su ganancia contra el euro y el yen, y eso afectará negativamente a las monedas latinas," dijo Pedro Tuesta, analista para América Latina de la firma 4Cast en Nueva York.

Analistas dijeron que los datos de inflación y ventas al por menor que se conocerán esta semana en Estados Unidos podrían respaldar una mayor apreciación del billete verde, lo que conllevaría un peor comportamiento de las monedas regionales luego de las fuertes ganancias logradas en el primer semestre.

A medida que el dólar se revalorice el precio de las materias primas sufrirá, lo que aumentaría las preocupaciones sobre el crecimiento económico en Latinoamérica.

La semana pasada se multiplicaron las señales de que la desaceleración estaría llegando a otras regiones, luego de que el presidente del Banco Central Europeo dijera que la eurozona enfrenta crecientes riesgos y que el Gobierno japonés apuntara a que el país podría entrar en recesión.

"La ampliación de la desaceleración global conlleva riesgos serios para los mercados emergentes exportadores," escribió David Simmonds, analista de Royal Bank of Scotland, en un reporte a clientes.

Además, la escalada entre Rusia y Georgia a causa de la región separatista de Osetia del Sur podría incrementar la volatilidad y la aversión al riesgo en los mercados emergentes, dijeron expertos.

Política monetaria en la mira
En México, la moneda local continuaría con una leve depreciación hacia niveles de 10,10 pesos por dólar mientras el mercado espera la decisión del banco central el viernes sobre tasas de interés, en la que se prevé un aumento para tratar de contener la inflación.

El peso, que retrocedió la semana pasada un 1,75 por ciento a 10,1425/10,1445 unidades por dólar, podría recuperar terreno si la autoridad monetaria deja entrever la posibilidad de endurecer su política en lo que resta de año.

"Si el Banco de México deja la puerta abierta para futuros incrementos en sus tasas veremos que el peso podría ubicarse nuevamente por debajo de los 10,00 por dólar," dijo Mario Copca, analista de la firma de asesoría Metanálisis.

El peso chileno, que cerró la semana pasada en mínimos de cinco semanas a 517,50/518,00 por dólar, se vería afectado negativamente por la caída en los precios del cobre, principal producto de exportación del país, aunque una eventual subida de tasas el jueves daría cierto soporte a la moneda.

"El banco central tiene una política de tipo de cambio que parece indicar que prefieren una moneda débil. Esta alza (de tasas) ayudaría a evitar un debilitamiento fuerte del peso," dijo Bertrand Delgado, de IDEAGlobal, quien estimó un rango para la semana de 512-523 pesos por dólar.

La divisa colombiana, que despidió en negativo la semana pasada, operaría a la baja también a la espera de la decisión sobre tasas del Banco Central el viernes, en la que analistas esperan una nueva subida.

"Va a ser más un tema de nerviosismo de los emergentes por el tema de Rusia, el peso se depreciaría por un fenómeno especulativo," dijo Arnoldo Casas, de la correduría local Profesionales de Bolsa.

Otro factor que pesaría en la moneda son las expectativas alcistas de inflación, que podrían provocar una liquidación de activos locales en renta fija hacia dólares, aumentando el precio de la moneda estadounidense frente al peso.

En Brasil, la mayor economía de la región, el real, cerró la semana en negativo para cambiarse a 1,609 unidades por dólar, y se espera que en la semana continúe el comportamiento a la baja afectado por factores externos.

El atractivo de las tasas de interés brasileñas, que dieron fortaleza a la moneda este año, está siendo socavado por las preocupaciones por la balanza de pagos, que recientemente pasó a arrojar déficit después de años de grandes superávit.

 

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?