| 9/9/2016 12:01:00 AM

¿Qué puede aprender Colombia del modelo educativo de Singapur?

Singapur, una pequeña nación de unos 5,5 millones de habitantes, es un referente mundial en materia en innovación educativa y por ello es uno de los mejores clasificados en las pruebas PISA de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde).

Esta potencia asiática ha logrado consolidar un exitoso proceso en materia de educación que se remonta a la década de los sesenta cuando logró la independencia del Reino Unido.

 Y es que a partir de ese justo momento se puso en marcha un ambicioso proyecto que ha dado frutos en los últimos años, al situar a Singapur como una referencia mundial en materia de tecnología y finanzas.

Un gran parte del éxito económico de Singapur, cuyo Producto Interno Bruto (PIB) se calcula en US$300.000 millones, responde a los esfuerzos estatales de poner a la educación en un primer plano.

Lea también: El modelo educativo actual es una barrera para el surgimiento de la innovación: Cengage Learning

Así lo explicó en una entrevista concedida a Dinero el presidente del Sindicato de Maestros de Singapur (STU, por sus siglas en inglés), Mike Thiruman, quien fue invitado a Colombia en el marco de un congreso organizado por la firma Santillana con el objetivo de intercambiar experiencias.

Durante su visita el directivo compartió novedosos modelos de enseñanza como el aprendizaje activo, aprendizaje basado en el cerebro, aprendizaje basado en problemas y la instrucción diferenciada.

El líder educativo, invitado hace un tiempo por el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, a formar parte del Grupo Técnico Asesor de la Iniciativa Global de Educación, reveló algunas de las claves de esa nación.

Thiruman comentó que luego del proceso de independencia tuvo que fomentarse la apropiación del territorio en la comunidad, ya que era una nación joven y habitada por personas extranjeras que “solo querían hacer dinero e irse rápidamente”.

Lea también: Ránking de los mejores colegios de Colombia

Dicho proceso tardó unos doce años, tiempo en el cual el Gobierno ideó un modelo educativo incluyente basado en el fortalecimiento de las competencias de los estudiantes en áreas estratégicas para el futuro.

“Hubo que hacer unas modificaciones importantes en el sistema, orientar la educación hacia la vocación”, destacó Mike Thiruman, al explicar que una de las claves de éxito ha sido la especialización y la comprensión de que todos no aprenden igual.

Otro de los problemas que hubo en su momento es que los estudiantes no completaban su formación y empezaban su vida laboral desde muy temprano, razón por la cual la educación se hizo pública y se facilitaron las condiciones en materia de infraestructura para que todos llegaran a las aulas sin excusas.

Estas acciones se traducen en un sólida cultura educativa, en la cual la formación de los estudiantes no solo es importante para las familias sino también para los Gobiernos que han comprendido que este es el camino para forjar las bases del desarrollo.

Lea también: ¿Qué tanto ha funcionado la educación financiera en Colombia?

En este sentido, Mike Thiruman señaló que Singapur se ha enfocado en tres temáticas de cara a la llamada Cuarta Revolución Industrial, una era enmarcada por la disrupción tecnológica y la innovación.

El listado lo componen los idiomas (la enseñanza del inglés principalmente), así como las matemáticas y las ciencias, tres de la áreas en las que precisamente ha obtenido los mejores resultados en las pruebas PISA a nivel global.

Pero también hacen parte de estas competencias ciertas habilidades sociales que exige el mundo moderno como: creatividad, colaboración, liderazgo, iniciativa, curiosidad, persistencia, capacidad de comunicarse con otras culturas, entre otras.

La participación de Singapur en las pruebas PISA, de acuerdo al experto, ha servido para comparar su situación frente a otras naciones y aplicar estrategias exitosas para así mejorar sus principales indicadores.

Sin embargo, una de las acciones más destacadas de Singapur, de la cual podría aprender Colombia, es la rigurosidad con la se forman los docentes, así como las condiciones que se les ofrecen para garantizar su bienestar (sus salarios pueden llegar hasta los 60.000 euros al año).

Adicionalmente, el gobierno centralizó el sistema educativo al encargarse de la convocatoria de los nuevos docentes y de su misma contratación, con lo cual se convirtieron en empleados públicos.

“El docente es el centro de todo y es lo más importante en este avance”, comentó con orgullo el presidente del Sindicato de Maestros de Singapur durante su visita en días pasados a la capital colombiana.

Finalmente, manifestó que los Gobiernos deben priorizar sus inversiones y ser muy estratégicos, dado que en naciones emergentes como Colombia los recursos son limitados y a cada dólar debería darsele un “uso máximo”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?