| 8/1/2013 3:00:00 PM

Más carros nuevos a las calles

Las ventas de automóviles en Estados Unidos alcanzaron un máximo en siete años en julio, gracias al repunte de las construcciones, que impulsaron las compras de pick-ups y de utilitarios.

El auge de la construcción de viviendas, el nivel aún bajo de las tasas de interés y la expansión de la explotación de gas y petróleo de esquisto sostienen desde hace varios meses las ventas de automóviles en el país.

Según los datos anualizados y ajustados a las variaciones estacionales, el conjunto de los fabricantes vendió 16 millones de autos en julio, volviendo a los niveles de 2007, antes de la crisis financiera internacional.

El colapso de la economía mermó las ventas de automóviles, que bajaron a un nivel de 10 millones de unidades y llevaron a los principales fabricantes de Detroit a pedir un rescate al gobierno.

Ford y General Motors (GM) iniciaron una dura reestructuración que implicó el despido de decenas de miles de trabajadores. El principal fabricante estadounidense GM obtuvo los mejores resultados con respecto a sus pares de Detroit, con un incremento de 16% a 234.071 vehículos. Ford, segundo mayor fabricante en Estados Unidos, registró un aumento de las ventas de 11% a 193.715 unidades, impulsada por los vehículos pesados.

El mayor fabricante mundial, Toyota, que ocupa el tercer lugar en el mercado estadounidense, registró un alza de sus ventas interanuales de 16%, según los datos preliminares. El fabricante automotor estadounidense Chrysler, filial de la empresa italiana Fiat, registró un alza de sus ventas en Estados Unidos de 11% en julio sumando 140.102 unidades, un máximo en siete años.

La empresa informó que este fue el mejor mes de julio desde 2006, y las ventas fueron encabezadas por la marca rama RAM de vehículos pesados y utilitarios (+31%), por Dogde que registró un alza de 18%.

Afp/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?