| 5/6/2011 8:40:00 AM

Malas noticias económicas para EE.UU. precipitan precios del crudo

Los precios del petróleo experimentaron una brusca caída este jueves llegando a cotizarse en el mercado de Nueva York a menos de US$100 el barril, lo que significó en algunos casos un descenso de hasta un 10%.

Algunos expertos consideran que este movimiento hacia la baja evidencia que la economía de Estados Unidos continúa débil lo que directamente está comenzando a impactar en una menor demanda de energía.

Uno de los factores que al parecer influyeron no sólo en el descenso de los precios del crudo, sino también en el mercado general de materias primas, fueron las malas noticias en el mercado laboral estadounidense. La cifra semanal de solicitudes del subsidio por desempleo alcanzó el nivel más alto que se haya conocido en los últimos nueve meses.

En la semana que culminó el 30 de abril hubo 43.000 nuevas solicitudes y el número total aumentó a 474.000, a pesar de que expertos pronosticaban un descenso.

El petróleo de Texas cayó en 8,64% y el oro también perdiera 2,23% y con ello, la simbólica cota de los US$1.500 por onza.

Además, el petróleo Brent perdió más de US$12 por barril, una cifra incluso mayor al derrumbe experimentado tras la quiebra del banco Lehman Brothers, que dio inicio a la colosal crisis financiera del 2008.

Menos presión
El especialista en negocios de la BBC, Marc Gregory, explica que los precios se habían mantenido altos como consecuencia de las tensiones en el Medio Oriente. Sin embargo, este martes, la tendencia dio un giro debido a la incertidumbre. "Si la economía estuviese robusta, los precios seguirían estables", asegura Gregory.

Según él, la muerte de Osama bin Laden y la ausencia de respuestas violentas por la noticia puede ser otra causa de la caída. "Con esta baja, la presión sobre el precio de los derivados disminuye y eso es muy bueno". "Es el tercer día que caen los precios desde que anunciaron la muerte de Bin Laden", dijo a BBC Mundo el experto en materia petrolera, Elio Ohep.

"Con esta baja, la presión sobre el precio de los derivados -especialmente la gasolina en Estados Unidos y Europa- disminuye y eso es muy bueno. Los consumidores tendrán un respiro", asegura Ohep.

"Si los precios hubiesen continuado aumentando no sé cuánto tiempo hubiésemos podido aguantar", concluye Ohep.

Difícil recuperación
Este retroceso representa el menor cierre de la cotización del precio del petróleo en Estados Unidos desde mediados de marzo. "Estamos en presencia de una corrección del precio del crudo debido a diferentes factores. El principal: el precio excesivamente inflado comenzó a dificultar el proceso de la recuperación económica en Estados Unidos y por ende global", dijo a BBC Mundo, el especialista en petróleo Mashar al Shereidah.

"Para los principales dueños de las mayores reservas de petróleo convencional, un precio por encima de los US$80 por barril es inconveniente, pues lo que hace es incentivar la inversión en fuentes alternas y la perforación en aguas profundas", asegura. "El precio excesivamente inflado comenzó a dificultar el proceso de la recuperación económica en Estados Unidos y por ende global"

Por ello, Al Shereidah coincide en que la "corrección" es positiva, "porque elimina el factor especulativo del precio y refleja los fundamentos del mercado, que se caracteriza por sus abundantes suministros para satisfacer una demanda que no crece debido a la recesión".

Sin embargo, pocos operadores se atreven a proclamar el fin de la tendencia a la alza.

"El ciclo alcista de largo plazo sigue intacto, pero esta corrección (a la baja) puede durar varios meses debido a que los débiles datos económicos están avivándola", dijo Sterling Smith, analista senior de Country Hedging Inc a la agencia de noticias Reuters.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?