| 10/29/2011 10:00:00 AM

Lula ante el desafío del cáncer

El exmandatario brasileño tiene un tumor en la laringe. Comienza su tratamiento de quimioterapia el lunes. Por el momento suspende sus actividades públicas, indicó uno de sus colaboradores a BBC Mundo.

;
BBC
El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva fue diagnosticado con un cáncer de laringe y será sometido a quimioterapia, informaron fuentes médicas y allegados al político, uno de los más populares de América Latina.

Lula, de 66 años, dejará este sábado el Hospital Sirio Libanés de Sao Paulo donde fue atendido, comenzará su tratamiento de quimioterapia el lunes y mantendrá suspendidas sus actividades públicas por ahora, indicó uno de sus colaboradores a BBC Mundo.

El que fuera presidente entre enero de 2003 y 2010 tenía "una agenda leve en las próximas semanas" de eventos públicos que "por el momento está suspendida", dijo José Chrispiniano, portavoz del Instituto Lula, a BBC Mundo.

La presidenta brasileña Dilma Rousseff, sucesora de Lula, expresó en un comunicado su convicción de que el exmandatario podrá superar el "desafío" que tiene planteado.

"El (ex)presidente Lula es un líder, un símbolo y un ejemplo para todos nosotros", señaló el texto de Rousseff, que como su antecesor integra el Partido de los Trabajadores brasileño.

"Estoy segura de que, con su fuerza, determinación y capacidad de superación de adversidades de todo tipo, va a vencer este desafío", agregó.

Tratamiento ambulatorio
Chrispiniano aseguró que Lula "está bien, haciendo exámenes hoy, pero él personalmente se siente bien".

El portavoz indicó a BBC Mundo que el expresidente celebró su cumpleaños el jueves en el Instituto Lula, en Sao Paulo, y luego en su domicilio, y su voz se notaba "más grave" de lo normal.

Chrispiniano informó además en un comunicado que Lula ingresó al hospital de Sao Paulo anoche "después de quejas de dolores en la garganta".

Otro comunicado del centro médico donde se le diagnosticó el tumor precisó que "deberá realizar el tratamiento de quimioterapia en carácter ambulatorio", lo que significa que será sin internación.

De este modo, Lula se suma a la lista de presidentes o expresidentes latinoamericanos que debieron realizar recientemente tratamientos contra diferentes tipos de cáncer, incluida Rousseff y los jefes de Estado de Venezuela, Hugo Chávez, y de Paraguay, Fernando Lugo.
Popularidad

Tras gobernar Brasil durante dos mandatos y mantener índices de aprobación récord de hasta 80%, Lula pasó el mando a Rousseff el 1º de enero de este año.

Exdirigente sindical y líder de la izquierda brasileña, Lula combinó una ortodoxia macroeconómica con políticas sociales que permitieron sacar a 29 millones de personas de la pobreza y expandir la economía del país.

El expresidente descartó la posibilidad de reformar la Constitución para mantenerse en el cargo durante un tercer mandato, pese a que muchos creían que eso habría sido posible por su carisma y popularidad.

Desde que dejó la Presidencia, Lula mantuvo una intensa agenda de viajes en el interior de Brasil y al extranjero para participar de conferencias, varias de ellas remuneradas en hasta US$300.000, según la prensa local.

Pero también se especuló con que puede aspirar a regresar a la presidencia en las elecciones de 2014.

Hasta ahora, Lula prefirió evitar referirse públicamente a esa posibilidad. Llegó a calificar como "una imbecilidad" pensar en eso ahora y reiteró que corresponde a Rousseff decidir si va por una reelección.

Analistas consultados por BBC Mundo indicaron que aún se desconoce si la enfermedad diagnosticada a Lula puede tener algún impacto en su futuro político.

"Es muy temprano para tener una opinión definitiva", dijo Amado Cervo, profesor emérito de la Universidad de Brasilia.

"Competente equipo"
El oncólogo Artur Katz, del equipo médico que atiende a Lula, sostuvo en declaraciones citadas por el diario Folha de Sao Paulo que se trata de un tumor "no muy grande" y "las posibilidades de curación son excelentes".

Algunos medios locales han indicado que el cáncer diagnosticado a Lula puede estar relacionado con su hábito de fumar, aunque esto no ha sido confirmado por Katz.

El profesional agregó que se optó por la quimioterapia "para preservar las funciones de la laringe", que según médicos consultados por BBC Mundo incluyen el habla y mantener abierta las vías respiratorias.

Médicos consultados por BBC Mundo señalaron que el tratamiento de quimioterapia para cáncer de laringe en general requiere de tres a cinco aplicaciones, aunque eso depende de la gravedad del tumor y del tipo de quimioterapia que se elija.

El hospital donde fue atendido Lula es considerado uno de los mejores de la región en tratamientos de cáncer.

En ese mismo centro fue tratada con éxito Rousseff tras ser diagnosticada con un cáncer linfático en septiembre de 2009.

El presidente paraguayo Lugo también fue atendido en el hospital paulista, pero Chávez optó por tratarse con quimioterapia en Cuba contra un cáncer que le fue diagnosticado este año.

En su comunicado de este sábado, Rousseff aludió a su propia experiencia con la enfermedad.

"Como todos saben, pasé por el mismo tipo de tratamiento, con el competente equipo médico del Hospital Sirio Libanés, que me llevó a una recuperación total", indicó.

"Tengo la certeza de que acontecerá lo mismo con el (ex)presidente Lula", agregó.

Consultado por la BBC sobre la imagen del ex presidente, Amado Cervo, profesor de historia de las relaciones internacionales de la Universidad de Brasilia señaló que "Lula fue un presidente con altísima aceptación en la opinión pública mundial. Y es natural que el país se haya beneficiado de eso".




¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?