| 9/14/2015 5:00:00 AM

El caos en China golpea a Prada y Burberry

Habitualmente el gasto en artículos de lujo como carteras Chanel y bufandas Burberry son resistentes a los vaivenes de la economía, por lo menos así lo era hasta el año pasado en China.

Una de las calles para comprar más concurridas de Hong Kong es deslumbrante bajo los lujosos anuncios de marcas como Mont Blanc, Cartier, Gucci y Burberry, pero a pesar del brillo, no hay quien entre a comprar. 

Se creía que Chanel y Louis Vuitton entre otras, era marcas de lujo que no desvanecen ante los problemas económicos, pero esta vez los tiempos de bonanza de este selecto segmento, está en problemas en China.

Al parecer, la desaceleración económica, la caída de la bolsa, y la devaluación de la moneda local han hecho que las chinas se abstengan de comprar extravagancias.

Luego de un persistente crecimiento de dos dígitos durante la última década, el gasto en los bienes de lujo se contrajo por primera vez en el 2014 a US$ 18.000 millones lo que representa una caída del 1%, nunca antes visto en el gigante asiático, de acuerdo a cifras proporcionadas por Bain & Company.

De acuerdo con el presidente de Wealth X, analista de compañías de lujo, David  Friedman, “las compañías de lujo veían sus ingresos crecer gracias al gasto del consumidor chino” pues China representa el 25% de las ventas de Burberry y el 20% de Prada, entre otras.

Además, esta caída en el gasto en lujo podría ser más traumática pues “con la economía tambaleándose y el mercado doméstico en confusión, la gente  piensa dos veces su gasto en lujo” según el analista senior de Nomura Securities, Simeon Siegel.

Sin embargo, otros analistas de BNP Paribas aseguran que las marcas exclusivas no deberían estar tan nerviosas pues normalmente las masas reaccionan rápida y abruptamente ante los cambios que perciben; “pasa con frecuencia que los mercados reaccionan drásticamente a sorpresas grandes” y por lo tanto “parece más agitación financiera, que lo que ocurre en la economía real. Sin embargo, si la tendencia continua, luego si  tendrá impacto en algún en el mundo real”.

Además de que las reacciones de los consumidores sean anticipadas, la firma que publica anualmente el reporte del lujo en China, Fortune Character Institute, aseguró que pese a la incertidumbre de los consumidores y la devaluación del yuan, a los chinos les sigue atrayendo comprar lujo en el exterior, pues por las restricciones arancelarias en la economía china, un bolso Chanel puede costar una tercera parte en el aeropuerto Leonardo Da Vinci de Roma que en el gigante asiático.

De acuerdo con su directora, Zhou Ting, “la reciente depreciación del yuan no es suficiente para desaminar el fuerte deseo de los compradores chinos por comprar objetos de lujo en el exterior,”.

En última instancia, el futuro del gasto de lujo chino depende de los cambios a largo plazo en monedas mundiales, así como el crecimiento económico de en su país.

La zona del euro y Japón se han visto reforzados por la afluencia de turistas chinos, gracias a la debilidad de sus monedas, que experimentaron una caída de casi un 10% frente al yuan en los últimos 12 meses.

A su vez, el jefe de relaciones de inversionistas y comunicaciones corporativas de Coach, Andrea Shaw aseguró que “es muy temprano para proyectar el impacto de un yuan más débil en la tendencia de ventas”.

Aún más, “hemos manejado fluctuaciones de la tasa de cambio por muchos años,” dijo Resnick. “De manera importante, nuestra fuente de tanto bienes terminados como materiales primas en la región, suministra algo de cobertura natural”.

Tal vez sea muy apresurado asegurar que las marcas de lujo no resistirán la coyuntura de China pues, a pesar de que marcas como Hermès, sólo utilizan insumos producidos en Francia, otras marcas pueden estarse beneficiando de los bajos costos de materias primas que importan de China, como Coach.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?