| 1/7/2016 7:30:00 AM

Una semana negra en las bolsas tras el debilitamiento del yuan

Por segunda vez en la misma semana el mercado de acciones de China ha sido cerrado anticipadamente con una caída del 7%. Esta vez apenas media hora después de su apertura. El contagio es global. Las autoridades tratan de contener el pánico pero toman medidas en la moneda que disparan los temores.

Una nueva jornada en los mercados financieros en que las bolsas se desploman. Con la de hoy la caída en el año de la bolsa China de Shanghái es del 12,6% en 2016. Aunque menor a la caída que tuvo en agosto de 26,7%, igual ha generado una creciente incertidumbre y una profunda preocupación afectando al resto de bolsas en el mundo.

Es así como en el caso de las bolsas americanas los futuros caen mientras abren las bolsas de valores en el día de hoy. En el caso del Dow Jones todo va camino a una caída que llevaría al acumulado del 2016 a -6,6% así como a -8,8% desde el máximo valor que alcanzó en mayo de 2015.

En el caso de Europa, el índice que recoge los valores más representativos, el Eurostoxx lleva una pérdida del 7,9% en 2016 y del -19,8% desde el máximo valor alcanzado en abril de 2015. Aunque la caída también es inferior a la de agosto cuando se acumularon en tan solo dos semanas caídas del 16,4% del valor del índice.

Con la caída en el año nuevo la bolsa de Shanghái acumula una pérdida de casi 40% desde el pico que alcanzó el mercado el 12 de junio del año pasado.

La devaluación de la moneda china a su menor valor en 5 años permitido por las autoridades coincide con la publicación de los datos que reflejan una nueva ola de salidas de capital en diciembre. Esta mañana se ha conocido que cerca de unos US$130.000 millones salieron en el último mes del 2015 de China, con lo que las reservas internacionales en 2015 habrían disminuido en más de medio billón de dólares.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?