| 10/27/2012 12:00:00 AM

Los avances de América Latina en la revisión de su pasado

Numerosos países sudamericanos han hecho grandes avances en la revisión de sus dictaduras, un proceso doloroso en el que todavía hay mucho por hacer. Aunque tarde, políticos alemanes quisieran ayudar. ¿Qué pueden hacer?

;
DW
Tan sólo en Argentina organizaciones de Derechos Humanos hablan de la desaparición de unas 30.000 personas durante la dictadura militar entre 1976 y 1983. Sus cadáveres nunca fueron encontrados y por eso se acuñó el término “desaparecidos”, y los hay en Brasil, Chile, Paraguay, Uruguay, Perú y Guatemala.

Las Leyes de Amnistía impidieron por muchos años que se llevara a los responsables ante la justicia. Entre tanto se ha avanzado mucho en el esclarecimiento y la impartición de justicia, en ello coinciden políticos y diplomáticos alemanes y latinoamericanos.

Se estima que medio millón de niños nacieron en los calabozos de la tortura argentinos, que fueron entregados en adopción a familias leales a la dictadura después de que sus padres biológicos fueran asesinados.

Verdadera identidad

En los últimos años más de un centenar de aquellos niños se han enterado de su verdadera identidad, en buena parte gracias a la Asociación Madres de la Plaza de Mayo, cuyos miembros establecieron un banco de datos genéticos único a nivel mundial para rastrear el paradero de esos niños que entre tanto tendrán más de 30 años.

“Será difícil detectar la identidad del resto de los niños robados por la dictadura”, afirma el embajador de Argentina en Alemania, Victorio Taccetti. El diplomático añade que muchos de los responsables se encuentran tras las rejas, como los ex militares Jorge Videla y Reynaldo Bignone.

La diputada y política liberal (FDP) Gudrun Kopp coincide con Taccetti en que Argentina ha hecho mucho en el combate de la impunidad. “En lo que toca a la impartición de justicia, la cooperación con la sociedad civil y la transparencia, Argentina es el país que mas ha avanzado en la revisión de su pasado”, afirma.

En el 2007 el entonces presidente Néstor Kirchner erigió un monumento en memoria de las víctimas de la dictadura. Se trata de un muro de granito situado en la rivera del Río de la Plata, que tiene inscritos los nombres de los asesinados.

“El que pasa por ahí no lo olvida, sobre todo si se piensa que a muchas de las víctimas se les echó al mar”, afirma por su parte Marina Schuster, miembro de la Comisión Parlamentaria para Asuntos Exteriores del Parlamento Alemán.

Brasil, el país que menos ha avanzadoLa abogada Lili Löbsack, que desde la década de los 80 observa como los países de América Latina trabajan su pasado, ha puesto particular atención en Brasil. “Brasil considera rehabilitar e indemnizar a las víctimas en vez de llevar a los responsables ante la justicia. “Hay una especie de pacto del olvido, lo que tiene serias consecuencias sobre un Estado de Derecho”, afirma.

En Perú, en donde de 1990 al 2000 imperó una dictadura, la justicia condenó al entonces jefe de Estado Alberto Fujimori a 25 años de cárcel, acusado de utilizar escuadrones de la muerte y de corrupción.

La revisión de la dictadura en Perú y en otros países latinoamericanos no ha terminado. Según Gudrun Kopp Alemania puso la ayuda financiera para construir un memorial en Perú. “Estoy convencida de que la fuerza de este centro contribuirá a que el país se mantenga en el buen camino hacia un mejor futuro”, afirma.

Taccetti advierte que ni Alemania ni otros países europeos han ayudado gran cosa a los países latinoamericanos a enfrentar su pasado dictatorial. “Más bien han sido las organizaciones no gubernamentales las que han contribuido porque los políticos europeos se hicieron de la vista gorda durante la dictadura”, concluye.                                                                
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?